Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 21 de septiembre de 2013

Responsabilidad, justicia y solidaridad para hacer un mundo mejor

Amós, 8, 4-7; Sal. 112; 1Tim. 2, 1-8; Lc. 16, 1-13
Lo malo nunca lo podemos imitar, pero de todo, sin embargo, podemos sacar lecciones. Es lo que nos sucede hoy con la parábola del evangelio. Suele desconcertar a muchos. ¿Cómo puede narrarnos Jesús una historia de sobornos, injusticias, malversaciones y ambiciones egoístas? Es lo que puede resultar chocante para muchos si no profundizamos bien en lo que Jesús quiere decirnos.
En las cosas materiales habitualmente somos muy sagaces y cuando se trata de ganancias nos afanamos sin medida, porque todo nos puede parecer poco. Si somos tan astutos y afanosos en esas cosas de interés material, que son siempre cosas caducas y efímeras, ¿cómo no es que ponemos tanto empeño en aquellas cosas que verdaderamente merecen la pena? Claro que primero que nada hemos de tener claro qué es lo verdaderamente importante para nosotros. Quizá tendríamos que hacernos una revisión de nuestra escala de valores. Pero se supone que un cristiano, un discípulo de Jesús tiene bien claro cuál ha de ser la meta de su vida y qué es lo verdaderamente importante, aunque nos sintamos tentados por muchas cosas.
A alguien le pudiera extrañar que al final de la parábola Jesús alabe a aquel administrador injusto por la astucia con que actuó. Fijémonos que ya nos lo describe como un hombre injusto, un hombre que está obrando una injusticia. Pero lo que quiere Jesús decirnos es que los hijos de la luz tendríamos que ser más astutos en los asuntos espirituales y que dan verdadera grandeza al hombre. ‘Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido’. Y continua diciéndonos Jesús: ‘Ciertamente los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz’.
Nos habla a continuación de cómo tenemos que aprender a ser fieles en las cosas pequeñas, porque será de la única manera que luego seremos capaces de ser fieles en las cosas importantes. ‘El que es de fiar en lo menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo tampoco en lo importante es honrado’, viene a sentenciarnos Jesús.
Con ello nos está diciendo Jesús que también esas cosas materiales de las que tenemos que valernos, como es el dinero, hemos de aprender a actuar siempre con honradez, con justicia y con sensibilidad también para aquellos que menos tienen. Recordaríamos aquí lo que en otro momento nos ha dicho de guardarnos un tesoro en el cielo, porque no apeguemos nuestro corazón a los tesoros de la tierra, sino que sepamos generosamente compartir para beneficiar también a los que están a nuestro lado y pudieran tener menos que nosotros.
No caben en un cristiano posturas y actitudes egoístas y ambiciosas que nos encierren en nosotros mismos y nos hagan olvidarnos de los que están a nuestro lado. Lo que tenemos o lo que poseemos no está en nuestras manos para un beneficio egoísta en el que solo pensemos en nosotros mismos, sino también hemos de ver como podemos beneficiar a los demás.
Siempre recuerdo lo que un empresario cristiano, muy consciente de sus responsabilidades y de su fe, de sus sentimientos cristianos y de la ética de su vida, me decía en una ocasión; me comentaba que con lo que tenía podía vivir cómodamente sin tener que meterse en empresas y obras nuevas cada día, pero me decía que si lo hacía así no era por las ganancias que para él pudiera tener sino porque así estaba colaborando a que muchos tuvieran trabajo y pudieran tener un futuro mejor. Espero que siga con esos buenos sentimientos en su corazón.
Hoy nos dice Jesús: ‘Ganaos amigos con el dinero injusto, para que cuando os falte, os reciban en las moradas eternas’. Nos habla entonces de la responsabilidad con que hemos de vivir nuestra vida; una responsabilidad que tiene un carácter social porque desde el desarrollo de nuestras responsabilidades personales podemos estar contribuyendo, tenemos que estar contribuyendo al bien y a la mejora de nuestro mundo.
Pero nos habla también Jesús de cómo hemos de tener cuidado en el manejo de estas cosas terrenas para que no se nos apegue el corazón. El brillo del oro es muy encantador, el brillo de las riquezas nos encanta el corazón y nos subyuga esclavizándonos. Y cuando nos hacemos esclavos de esas cosas materiales se nos endurece el corazón, comenzamos a darle más importancia a las cosas que a las personas, rompemos las relaciones fraternales que tendríamos que tener los unos y los otros, tratamos de manipularnos buscando que todo esté a nuestro servicio o al servicio de nuestras ganancias, y en nuestra ambición y sueños de poder y de grandeza terminamos siendo unos ogros los unos contra los otros.
En la primera lectura el profeta nos hacía una tremenda descripción de lo que sucedía entonces, pero que es una buena descripción de lo que sigue sucediendo hoy. Tendríamos que hacer una lectura del profeta poniendo nombre de situaciones y de cosas que pasan hoy también en nuestro mundo.
Cómo nos destrozamos mutuamente y cómo destrozamos la convivencia y la armonía de nuestro mundo, cómo llegamos a destrozar incluso la naturaleza cuando nos dejamos arrastrar por esas ambiciones de grandezas y poder y por esos brillos del oro y las riquezas.  ¿Qué está detrás de esas guerras que destrozan nuestra humanidad sino la ambición de ganancias y de poder?
En la segunda lectura de la carta de san Pablo a Timoteo el apóstol nos pedía hacer oraciones, plegarias y súplicas por todos los hombres, y nos decía de forma muy concreta, ‘por todos los que ocupan cargos, para que podamos llevar una vida tranquila y apacible con toda piedad y decoro’. Oramos, sí, por la paz - ‘una vida tranquila y apacible’ que decía el apóstol -, pero oremos también para que haya mayor justicia en nuestro mundo. Oremos para que los dirigentes de nuestra sociedad se conduzcan por caminos que nos lleven a una verdadera paz desde una mayor justicia, y que nunca las ambiciones de poder y de grandeza los cieguen, porque eso sería malo para nuestro mundo.

Recordemos finalmente lo que terminaba diciéndonos Jesús. ‘Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero’.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas