Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 4 de abril de 2014

Una invitación a la fe, a la vida y la resurrección y a cantar siempre la gloria del Señor

Una invitación a la fe, a la vida y la resurrección y a cantar siempre la gloria del Señor

Ez. 37, 12-14; Sal. 129; Rm. 8,  8-11; Jn. 11, 1-45
Todo en este quinto domingo de Cuaresma es una invitación a la fe, una invitación a la vida y la resurrección, un buscar siempre y en todo la gloria de Dios. Jesús es el agua viva, es la luz del mundo y es la resurrección y la vida. Son los mensajes que en estos tres domingos centrales de la Cuaresma hemos venido escuchando y se concluye con la proclamación que hoy nos hace Jesús en sus palabras y en la resurrección de Lázaro.
Con todo detalle nos lo describe el evangelista. Desde la enfermedad de Lázaro que le anuncian sus hermanas a Jesús, pero luego tras su muerte la llegada de Jesús a Betania con los hermosos diálogos entre Jesús y Marta primero y luego también con María, las hermanas de Lázaro, para concluir sacando a Lázaro del sepulcro.
Ya Jesús, cuando le llega la noticia de la enfermedad de Lázaro, dirá que todo ‘servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado en ella’. Y cuando al final Marta replique que ya lleva cuatro días  enterrado, le dirá: ‘¿No te he dicho que si crees verás la gloria  de Dios?’
Por medio está siempre presente una invitación a la fe. A los discípulos les dice, cuando por fin decide ir a Judea y en la dudas que surgen en ellos por el temor a lo que le pueda pasar pero también por las palabras y expresiones que emplea hablando de la muerte como de un sueño, ‘Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros de que no hayamos estado allí, para que creáis’.
Será luego la hermosa confesión de fe de Marta a la llegada de Jesús tras la afirmación de Jesús de que El es la resurrección y la vida, ‘el que cree en mi, aunque haya muerto vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre’. Y le pregunta a Marta, que ya había expresado su fe en la resurrección del último día, ‘¿crees esto?’; a lo que Marta contestará: ‘Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo’.
Ahí tenemos esa invitación a la fe y a la vida. ‘Para que creáis’, nos dice también el Señor allá en lo hondo de nuestro corazón; para que se manifieste la gloria de Dios, porque en la resurrección de Lázaro se nos está anunciando ya el cercano misterio pascual que vamos a celebrar; es anuncio de vida y de resurrección. La propia resurrección de Lázaro en cierto modo provocó y aceleró los acontecimientos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, porque cuando los dirigentes judíos ven cómo la gente se va tras Jesús después de tan extraordinario acontecimiento, ya buscarán la manera de acabar pronto, como veremos más adelante en el evangelio. Pero hemos de reconocer también que es anuncio de vida y de resurrección para cuantos creemos en Jesús.
‘Yo mismo abriré vuestros sepulcros y os haré salir de vuestros sepulcros’, escuchábamos al profeta en la primera lectura. ‘Os infundiré mi espíritu y viviréis’, continuaba diciéndonos. Y al apóstol san Pablo le escuchamos decirnos: ‘Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros’.
Nos habla, no lo podemos negar, del artículo de nuestra fe en la resurrección de los muertos al final de los tiempos; pero nos está hablando también de que en la medida en que nos unimos a Jesús - y ahí está nuestra participación en el misterio pascual de Cristo en virtud de los sacramentos - y si vivimos unidos a Jesús por  la fuerza del Espíritu esa resurrección se va realizando cada día en nosotros porque nos va arrancando de cuanto de muerte hay en nuestra vida.
Es lo que tenemos que reconocer; es en lo que tenemos que dejarnos conducir por el Espíritu del Señor. Cuando ahora estamos hablando de muerte, no solo nos estamos refiriendo a ese momento final de nuestra vida terrena, sino cuanto de muerte hay en la realidad de nuestra vida y cuanto de muerte vamos dejando que se introduzca en nuestra vida.
Podemos pensar en nuestras dolencias, limitaciones y enfermedades que de alguna manera merman esa vida física de nuestro cuerpo, pero que nos afectan a todo nuestro yo, pero podemos pensar en nuestras tristezas, nuestras depresiones, nuestros desencantos, nuestras soledades, nuestras carencias de amor que nos hacen vivir sin vivir, sin alegría y sin esperanza. Situaciones que nos afectan a nuestro espíritu y a nuestra calidad de vida, que nos limitan y nos impiden vivir con intensidad nuestro ser.
Muerte es para tantos la pobreza y las carencias materiales en que viven, las esclavitudes a que se ven sometidos cuando sus vidas son manipuladas por los poderosos, la marginación y los desprecios que tienen que soportar, la falta de oportunidades en la vida para crecer como personas y para desarrollar todas sus capacidades. Muerte es el vacío de valores que contemplamos en muchos en nuestra sociedad y que nos puede contagiar, la falta de sensibilidad, las pocas aspiraciones a metas altas y espirituales que nos den grandeza, el materialismo con que se vive en la vida, el consumismo que nos esclaviza, el conformismo que nos hace caer en la rutina y la indiferencia.
Y muertes terribles que no tendríamos que dejar meter en nuestra vida pero que desgraciadamente son una realidad muy terrible en muchos corazones es la falta de amor, la falta de capacidad de amar o más bien muchas veces la capacidad de engendrar odio y mantener resentimientos; muertes son nuestros orgullos y rivalidades, nuestras envidias y desconfianzas, la poca capacidad para comprender y perdonar, la dureza del corazón que tendríamos que transformar. Y muerte terrible es la falta de fe y de esperanza que hace vivir a tantos sin Dios y sin trascendencia en la vida.
Es dura nuestra realidad de muerte pero hay algo en lo que tenemos que confiar: Cristo viene a nuestro encuentro para hacernos salir de ese sepulcro de muerte en el que hemos metido nuestra vida con el pecado. ‘Yo mismo abriré vuestros sepulcros y os haré salir de vuestros sepulcros’, como escuchábamos al profeta. ‘Os infundiré mi espíritu y viviréis’. El es nuestra resurrección y nuestra vida y si ponemos nuestra fe en El nos hará vivir para siempre sacándonos de ese sepulcro de muerte.
Que se manifieste la gloria del Señor porque en verdad nos dejemos transformar por el  Espíritu de Dios que habita en nuestros corazones. Que en verdad seamos capaces de hacer una valiente confesión de fe, como le hemos escuchado hoy a Marta, creyendo en verdad en Jesús como nuestro Mesías y nuestro Salvador, nuestra resurrección y nuestra vida. ‘¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?’ le decía Jesús a Marta. Queremos mantener viva nuestra fe en Jesús y que se manifieste la gloria del Señor porque vayamos saliendo de nuestros sepulcros, de tanta muerte como dejamos meter en nuestra vida.
Que resplandezca la vida nueva de Jesús en nosotros y sintamos su fortaleza y su gracia en todas esas situaciones en que nos vamos encontrando en la vida y que nos pueden producir dolor y muerte. Que no se merme nunca nuestra esperanza. Que aspiremos a los bienes del cielo y llenemos en verdad de trascendencia nuestra vida. Que no nos dejemos arrastrar nunca por ese materialismo que nos corta las alas para volar bien alto en la nueva libertad de los hijos de Dios. Que vivamos siempre con la gracia divina que nos llena de la vida de Dios y podamos así recorrer los caminos de plenitud del amor. Que con nuestra vida santa cantemos siempre la gloria del Señor.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas