Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 20 de abril de 2012


Está en medio de nosotros y nos sentimos enviados a llevar el anuncio del evangelio

Hechos, 3, 13-15.17-19; Sal. 4; 1Jn. 2, 1-5; Lc. 24, 35-48
‘Contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y como lo habían reconocido al partir el pan cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: Paz a vosotros’.
Se presenta Jesús en medio de ellos. Estaban desconcertados porque aun no acaban de asimilar todo lo sucedido en esos días. Aquel primer día de la semana había sido muy intenso. Que el sepulcro estaba vacío; que las mujeres contaban visiones de ángeles que les decían que estaba vivo; que Simón contaba que se le había aparecido Jesús; ahora vienen estos que han marchado a Emaús narrando todo lo sucedido; y de repente, allí está Jesús en medio. Son muchas las emociones; ‘llenos de miedo por la sorpresa, creen ver un fantasma’.
Pero allí está Jesús en medio. ‘¿Por qué os alarmáis? ¿Por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies, palpadme… y dicho esto les mostró las manos y los pies…’ Allí está Jesús resucitado. Viene a despertar la fe y la esperanza. Que se disipen los nubarrones, que desaparezcan las dudas, no hay lugar para las tinieblas.
Allí está El para hacerles comprender. Les explica las escrituras. Ya lo había hecho con los discípulos del camino de Emaús. Les abrió la inteligencia para que comprendieran. Necesitaban la firmeza de un sí, una afirmación clara, una proclamación sin ningún tipo de dudas. Como tendrán que hacerlo de ahora en adelante. Como lo vemos haciendo ya a Pedro en la primera lectura. Allí está Jesús en medio.
‘Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto’. Allí está Jesús en medio y han de ser testigos de ello. En todas partes. A todos los pueblos. Será el anuncio de salvación que han de hacer. Todo lo que ha sucedido ha sido conforme al plan de Dios. Los hombres en su maldad han actuado llevando a Jesús hasta la cruz, pero detrás de todo eso estaba el plan de Dios. Era el amor de Dios que llegaba a nosotros y nos traía la salvación.
Les costó mucho comprender. Estaban asustados y tenían miedo. No acababan de creer. Estaban atónitos. Sus mentes estaban cerradas. Aunque le ven comer; le han ofrecido pan y un trozo de pez asado. Aunque pueden palparlo. Aunque Jesús se los explica todo. Un día Jesús les enviará el Espíritu Santo y podrán salir a hacer el anuncio, como ya escuchamos a Pedro en la primera lectura.
Allí está Jesús en medio; aquí está Jesús en medio. Hemos de confesarlo. Aquí estamos reunidos en su nombre y aquí está Jesús en medio de nosotros. Nos lo había dicho: cuando estuviéramos reunidos en su nombre, El estaría en medio de nosotros. También a nosotros nos trae la paz; sobre nosotros derrama su gracia; a nosotros también nos explica las Escrituras; nos regala y nos infunde su Espíritu para que le conozcamos, le confesemos, le podamos vivir con toda intensidad dentro de nosotros mismos.
Aquí está con nosotros y camina a nuestro lado, como con aquellos discípulos que marchaban a Emaús; está en medio de nosotros y para nosotros también parte el pan para que le comamos y vivamos; está en medio de nosotros y viene a avivar nuestra fe muchas veces mortecina; está en medio de nosotros y nos sentimos llenos de esperanza de que es posible una vida nueva, un mundo mejor, un mundo donde todos  nos queramos y nos respetemos, y vivamos en armonía y paz, y nos ayudemos mutuamente a caminar y a hacer las cosas bien.
Está en medio de nosotros y nos hemos llenado de alegría y hemos querido contagiarla en esta pascua queriendo hacer felices a los demás haciéndoles el anuncio de que ha resucitado y nos ha traído la salvación; está en medio de nosotros y nos sentimos más iglesia, más comunidad de hermanos que nos queremos y deseamos de verdad vivir unidos y que nunca más haya divergencias ni enfrentamientos entre nosotros, y que queremos hacer felices los unos a los otros.
Sí, Jesús está en medio de nosotros abriendo el entendimiento, aumentando la comunión, renovando la alegría y el perdón, animando la oración. Se hace presente en nuestras celebraciones litúrgicas, cuando escuchamos su Palabra – esa Palabra que nos enardece el corazón – y cuando partimos el pan de la Eucaristía, porque es a El a quien comemos, de quien nos alimentamos, quien nos regala su vida y su gracia.
Se hace presente en medio de nosotros e ilumina nuestra vida y transforma nuestro corazón, nos llena de la fortaleza y la alegría del Espíritu y nos da valentía para ir a anunciarlo a los demás. Los discípulos tras el encuentro con Cristo resucitado se sintieron profundamente transformados, se disiparon sus dudas, se acabaron los miedos y cobardías y las puertas se abrieron para llenos de alegría  salir inmediatamente a llevar la Buena Noticia a los demás.
Es lo que tiene que ser ya nuestra vida. Es a lo que nos sentimos enviados. La luz ya no podemos esconderla. La Buena Noticia hay que comunicarla. Nadie podrá ya prohibirnos que hablemos de Jesús y en su nombre queramos transformar nuestro mundo. Es nuestra tarea y nuestro compromiso. Para eso nos envía su Espíritu. Por eso nos enviará a que vayamos hasta los confines del mundo, comenzando por la Jerusalén de los que están a nuestro lado, anunciando en su nombre la conversión y el perdón de los pecados. Somos ya nosotros también unos testigos, porque Cristo está vivo y presente en medio de nosotros y por la fe ya no tenemos ninguna duda; unos testigos que hemos de hacer el anuncio del nombre de Jesús.
Cuando termina nuestra celebración el sacerdote nos dice: ‘podéis ir en paz’. ¿Qué significa eso? Vamos en paz porque vamos llenos de Dios, llenos de Cristo y de su gracia, porque hemos vivido y celebrado su presencia en medio de nosotros. Pero significa también cómo hemos de llevar esa paz de Cristo a los demás.
Se nos envía a llenar la tierra de luz, a sembrar alegría y esperanza, a proclamar la amnistía y el perdón – el año de gracia del Señor -, a trabajar por la paz, a consolar a los que sufren; se nos envía a llevar la buena noticia del evangelio que nos llena de alegría a los pobres y a los que están tristes; se nos envía a ser testigos de resurrección manifestando con nuestras vida que estamos resucitados, que Cristo nos ha resucitado a nosotros también; se nos envía a asegurar a todos los hombres que Dios nos ama y que la vida verdadera consiste en amar.
Y todo eso lo podemos hacer, porque Cristo está en medio de nosotros.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas