Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 6 de septiembre de 2013

Condiciones para ser discípulo de Jesús

Sab. 9, 13-18; Sal. 89; Filemón, 9-10.12-17; Lc. 14, 25-33
‘¿Quién conoce el designio de Dios? ¿Quién comprende lo que Dios quiere? ¿quién rastreará las cosas del cielo? ¿Quién conocerá tu designio si tú no le das sabiduría, enviando tu santo espíritu desde el cielo?’ Eran las preguntas que se hacía el sabio del Antiguo Testamento. Es lo que en el fondo nos preguntamos y pedimos cuando nos acercamos al Señor y queremos conocer su voluntad. Es la súplica, la oración que hemos de tener en nuestro corazón cuando venimos a escuchar su Palabra.
No acudimos a la Palabra de Dios buscando conocimientos o ciencias humanas; no buscamos la erudición de querer saber cosas ni el que tiene que explicar la Palabra del Señor a los demás ha de buscar simplemente explicaciones humanas, sino tratar de descubrir lo que el Señor quiere decirnos, lo que nos pide manifestándonos su voluntad. Por ello, esa ha de ser nuestra oración, invocar el Espíritu divino que nos dé esa sabiduría. Es lo que humildemente pido al Señor cuando me pongo a reflexionar sobre la Palabra para descubrir lo que el Señor quiere que os trasmita en mi reflexión. Siempre intento acercarme a la reflexión sobre la Palabra es un espíritu de fe y de oración.
Hemos escuchado en el evangelio que, mientras Jesús va subiendo a Jerusalén, mucha gente iba haciendo el mismo camino con El. ‘Mucha gente acompañaba a Jesús’, nos dice el evangelista. Pero, ¿serán en verdad todos discípulos, gente que quiere seguir a Jesús? Es lo que quiere plantear, cómo ser su discípulo. Es lo que trata de explicar Jesús. Hasta tres veces repite en lo que hoy le hemos escuchado ‘no puede ser mi discípulo’, si no se atiene a las exigencias que Jesús plantea. En la experiencia del evangelio vemos que muchos le escuchan, le aclaman en determinados momentos, pero pocos serán los que de verdad siguen y aman a Jesús hasta el final. A los propios discípulos más cercanos incluso les costó mucho y cuando llegó el momento de la pasión por allá andaban desorientados y hasta escondidos con miedo.
Y es que ese camino de seguir a Jesús hay que tomárselo en serio. No es seguirle porque todos le siguen; no es que soy cristiano porque aquí siempre todos hemos sido cristianos, todos estamos bautizados desde chiquititos. Es una decisión muy personal que hemos de tomar tras la invitación de Jesús a seguirle; una decisión personal y muy reflexionada. Hemos de saber bien lo que significa ser discípulo de Jesús, lo que comprende el ser cristiano. No se trata de dejarnos llevar, sino haber descubierto bien lo que Jesús significa para nosotros y lo que nos plantea el evangelio que ha de ser nuestra vida.
Para que lo entendamos Jesús nos propone dos pequeñas parábolas. La del hombre que quiere construir la torre o la del que va a hacer la guerra. Ha de detenerse previamente a reflexionar si podrá acabar la torre porque tiene todos los elementos necesarios; si podrá enfrentarse al enemigo porque tiene las armas y los ejércitos necesarios y suficientes para poder hacerlo. No sea que eche los cimientos y no pueda acabar la torre, o tenga que enviar legados para pedir condiciones de paz.
Tres cosas nos dice Jesús que son importantes y que tenemos que tener bien en cuenta. No se trata de renunciar sin más, porque además seguir a Jesús, ser cristiano no es cuestión simplemente de renunciar como si todo fuera malo; podríamos decir, que se trata de poner las cosas en su sitio. Queremos seguir a Jesús porque queremos vivir en el Reino de Dios - recordemos que ese fue su anuncio primero - y vivir el Reino de Dios tiene sus exigencias.
Además, si decimos Reino de Dios, es porque estamos reconociendo que Dios es nuestro único Señor, nuestro único Rey; nada tendría que estar por encima o ser primero. Es la primera de las exigencias, que el reconocimiento de Dios, el amor de Dios sea lo primero y todo lo que luego tengamos que vivir en nuestra realidad humana lo vivamos en esa referencia de Dios. No nos dice que no tengamos que amar al padre o a la madre, al hermano o la hermana, a la mujer o al marido, ni que no tengamos que amarnos a nosotros mismos. Muchas veces cuando interpretamos estas palabras de Jesús parece como si dijéramos que no podemos amar a los demás porque de lo contrario no seríamos discípulos de Jesús. Lo que nos está diciendo es ‘posponer’, porque el primer lugar es para Dios, y desde ese amor que le tenemos a Dios poniéndolo verdaderamente como centro de nuestra vida surge necesariamente el amor que le tengamos a los demás.
Fijémonos en las palabras de Jesús: ‘Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre o a su madre, a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío’. Repito no nos dice que no los amemos, ni nos amemos a nosotros, sino que el amor primero, que luego será fuente de todo amor, es el amor que le tenemos a Dios. En el mandamiento del amor nos dirá o que amemos a los demás como nos amamos a nosotros mismos, o como nos ama Dios.
Luego nos dirá que ‘quien no lleve su cruz detrás de mi no puede ser discípulo mío’. ¿Qué significa eso? No es llevar la cruz de Jesús, que ya también nos invitará a llevarla cuando por amor nos demos por los demás, sino llevar su propia cruz. Y llevamos la cruz detrás de Jesús, siguiendo a Jesús. Llevemos la cruz que podemos pensar en la vida dura a la que tenemos que enfrentarnos cada día; podemos pensar en nuestras responsabilidades y trabajos, aunque muchas veces se nos puedan hacer duros; podemos pensar en la cruz del sufrimiento, la enfermedad, los problemas a los que tenemos que enfrentarnos; podemos pensar, sí, en esa cruz del hermano que tratamos desde nuestro amor como buen cireneo ayudársela a llevar.
No podemos rehuir la cruz, porque no podemos dejar de asumir la vida con sus problemas o con sus responsabilidades, con el esfuerzo de superación que hemos de vivir cada día o con esa ofrenda de amor que seremos capaces de hacer por los demás. En ese camino, con esa cruz, siguiendo detrás de Jesús, caminaremos somos sus discípulos. En el tenemos el ejemplo y la motivación.
En la tercera cosa que nos señala sí tenemos que aprender a valorar lo que verdaderamente es importante en la vida y nunca ninguna cosa material podemos convertirla en dios, en ídolo de nuestra vida. Aquí sí que nos habla de renuncia, porque no podemos servir a dos señores, como nos dirá en otro lugar del evangelio. No podemos servir a Dios y a las riquezas. Por eso, ‘el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío’.
Es necesario, pues, hacer una valoración; es cierto que tenemos que valernos de medios materiales en ese necesario uso e intercambio de lo que tenemos para buscar siempre una subsistencia y una vida digna. Pero no podemos ser esclavos del dinero; es más tenemos que darle una buena función a eso que tenemos para que nuestro tesoro no sean esos bienes materiales sino que en verdad lo depositemos en el cielo.
Por eso lejos de nosotros toda avaricia y toda codicia que nos encierre en nosotros mismos y nos esclavice bajo el dominio de la ambición por las cosas materiales y por las riquezas. Ya nos lo enseña en muchos lugares del evangelio. Recordemos lo que le pedía al joven rico que le preguntaba lo que había de hacer para alcanzar la vida eterna. Por eso, renunciar para despojarnos de esos apegos, pero para ponerlo en función también del bien que podamos hacer a los demás desde nuestro compartir generoso.

Queremos caminar con Jesús, queremos ser sus discípulos. Es algo serio que no podemos hacer de cualquier manera. Qué importante que nos vayamos empapando cada día más del mensaje y del espíritu del Evangelio. Qué importante también el que pidamos ese espíritu de sabiduría para conocer el designio de Dios.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas