Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 1 de diciembre de 2012


Necesitamos renovar nuestra esperanza y contagiar esperanza a nuestro mundo

Jer. 33, 14-16; Sal. 24; 1Ts. 3, 12-4, 2; Lc. 21, 25-28.34-36
El adviento es la puerta que nos abre y nos introduce a un nuevo año litúrgico. El misterio de la salvación envuelve totalmente la vida del cristiano y, aunque siempre está presente en nuestra fe y en nuestra vida, todo el misterio salvador de Cristo, sin embargo vamos viviendo con singular intensidad en cada momento ese misterio de Cristo según la liturgia nos lo vaya ofreciendo a nuestra consideración y celebración. De ahí esos diferentes momentos que nos va ofreciendo la liturgia a través del recorrido del año, pero siempre es el misterio salvador de Cristo lo que celebramos y lo que queremos llevar a nuestra vida.
Iniciamos el Adviento, este tiempo litúrgico que nos ayuda a prepararnos a celebrar el misterio de la Navidad, que no es solo un recuerdo de aquel momento del nacimiento de Cristo, sino que es ese celebrar como Dios viene a nosotros, viene a nuestra vida, vino en un momento concreto de la historia en que se hizo carne, se hizo hombre para salvarnos y redimirnos, pero lo vivimos también en la esperanza de su futura venida al final de los tiempos, recordándonos cómo tenemos que trascender nuestra vida, abriéndonos al misterio del más allá, de la vida eterna, de la gloria del cielo.
Caminamos este camino de la tierra sintiendo cómo Dios se sigue haciendo presente en nosotros y con nosotros en ese caminar, pero ‘mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo’ en ese momento final de la historia. Repito, vamos haciendo este camino sintiendo cómo Cristo viene y está con nosotros llenándonos de esperanza, alentando nuestra vida, fortaleciéndonos en nuestras luchas, iluminándonos para hacer ese mundo nuevo del Reino de Dios anticipo de ese cielo nuevo y esa tierra nueva que nos anuncia en el Apocalipsis.
Pienso que es un momento importante para avivar nuestra fe y nuestra esperanza y así le demos luego hondo sentido a la navidad que vamos a celebrar. Escucha uno las voces de nuestro alrededor y, a causa de la situación social que vivimos, encuentra uno muchos pesimismos y tristezas. Muchos quizá, porque no pueden celebrar una navidad tan consumista cómo la sociedad nos tiene acostumbrados, piensan que ya no pueden celebrar la navidad, lo que significaría que olvidamos el hondo sentido que tiene que tener la navidad al celebrar al Dios que se hace hombre, nace niño en Belén, pero viene para ser nuestro Salvador.
Comprendo, y me hago solidario con ellos por supuesto, las muchas amarguras que pasan muchas personas y muchas familias porque la vida se está haciendo muy dura. Algunas veces escucha uno agoreros que nos pretenden anunciar que esto va a estallar porque no puede seguir así. Se le puede a uno contagiar esa angustia en el corazón con tanto sufrimiento que contemplamos.
También  nos damos cuenta de que muchos se abaten en esa desesperanza y angustia porque han quitado la trascendencia de su vida, cuando han querido construirla lejos de Dios. La falta de la presencia de Dios en la vida del hombre le hace caminar demasiado absorto quizá solo en las realidades materiales o las realidades de nuestro mundo y es necesario levantar nuestra mirada a Dios para darle otro sentido a la vida, darle otro valor más hondo a todo aquello que vamos haciendo o viviendo.
La palabra de Jesús en el evangelio puede servirnos de luz. Nos habla es cierto y nos describe momentos impresionantes de catástrofes y de angustias, de miedos y ansiedades - ¡cuánto de eso no vemos cada día a nuestro alrededor en tantas personas! - pero al mismo tiempo nos anuncia Jesús su venida. ‘Verán venir al Hijo del Hombre en una nube con gran poder y majestad’. Y la venida de Jesús siempre es para salvación. Por eso escuchar ese anuncio de la venida del Señor, como nos dice El, nos hace levantar nuestra cabeza, nuestra mirada hacia lo alto porque ‘se acerca nuestra liberación’.
No podemos dejarnos llevar por agobios, no podemos dejarnos arrastrar por desesperanzas que nos pueden hacer buscar válvulas de escape que nos lleven por caminos de vicio o de mal, hemos de saber despertar nuestra esperanza. ‘Tened cuidado, nos dice, no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima aquel día’.
Creemos en el Señor que está a nuestro lado y por dura que sea la situación que vivamos, por difíciles que sean los momentos por los que pasemos, siempre tenemos una luz, siempre nos acompaña la gracia y la fuerza del Señor, siempre podemos sacar una lección buena de cuanto  nos pasa para aprender a poner el granito bueno que comience en verdad a construir un mundo mejor.
Por eso con esperanza, avivándola en nosotros y queriéndola contagiar a cuantos nos rodean, iniciamos este camino del Adviento, que es camino que nos lleva al encuentro con el Señor. Viene el Señor a nuestra vida y su presencia tiene que ser renovadora de muchas cosas en nosotros. Primero que nada, quitando todo lo que signifique desaliento y desesperanza. Pero entendiendo también que la presencia del Señor que viene nos impulsa a algo nuevo y a algo nuevo.
¿Cómo despertaremos esa esperanza a nuestro alrededor? Yo diría, por los caminos del amor. Como nos dice san Pablo, ‘que el Señor os colme y os haga rebosar de amor a todos’. Fijémonos en las palabras que emplea, colmar hasta rebosar. No un amor mezquino, quedándonos a ras de los mínimos, sino un amor colmado, rebosante, porque es la forma de contagiar. Cuando empecemos a amarnos de verdad despertaremos una sonrisa nueva en el corazón de cuantos se sienten amados y quien se siente amado pronto comenzará también a rebosar de amor y a compartir amor. Y es que el amor no se agota porque lo compartamos, sino más bien sabemos que se crece más. Quien sonríe en el corazón es porque una esperanza se ha despertado en su vida.
Como un signo que hemos añadido a nuestra liturgia vamos a ir encendiendo semana tras semanas las luces de nuestra corona de Adviento. Pero que no se nos quede en un signo ritual sino que sea expresión de lo que va naciendo en nuestro corazón y de lo que queremos vivir de verdad. Esas luces de la fe, de la esperanza, del amor, de la oración para pedir con fuerza que venga el Señor tienen que ser algo que de verdad nos iluminen por dentro.
Entremos pues con toda intensidad en este camino del Adviento y que se vaya renovando con fuerza la esperanza de nuestro corazón. Viene el Señor y nos trae la salvación. No olvidemos que la fuerza con que nosotros vivamos esa esperanza va a contagiar de esperanza a nuestro mundo tan necesitado de ella. Si cuando llegue la navidad hemos encendido esas luces de esperanza en los corazones de los que están a nuestro lado estaremos celebrando bien la navidad, porque será la señal de que el Señor va llegando al corazón de muchos a nuestro alrededor. Eso será un camino de salvación.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas