Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 24 de marzo de 2012

Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre


Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre

Jer. 31, 31-34;
 Sal. 50;
 Hebreos, 5, 7-9;
 Jn. 12, 20-33
Se acercaba la fiesta de la Pascua. Jerusalén estaba llena de peregrinos, judíos venidos de todas partes, también gentiles simpatizantes o prosélitos. Unos gentiles han oído hablar de Jesús y quieren saber más de él. Entre los discípulos cercanos a Jesús hay dos que llevan nombres griegos, Felipe y Andrés; pueden resultar más asequibles para ellos y que les sirvan como de intermediarios y faciliten el acercamiento a Jesús. ‘Acercándose a Felipe el de Betsaida, le rogaban: Señor, queremos ver a Jesús.  Felipe fue a decírselo a Andrés y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús’.
‘Queremos ver a Jesús’. Ver para el griego o el semita es algo más que mirar con los ojos; es conocer. Quieren conocer a Jesús. Puede ser también nuestra súplica ahora cuando nos acercamos a la Pascua. En todo tiempo es bueno ese deseo. Ahora, en este recorrido que llevamos haciendo cercano ya a los cuarenta días puede ser especialmente oportuno. Queremos ver a Jesús, queremos conocer más íntima y profundamente a Jesús.
Pudiera parecer algo que nos hacemos formalmente, casi como un rito que repetimos, pero vamos a intentar que sea un deseo profundo. Nos decimos que ya lo conocemos, y tenemos el peligro de hacernos la pregunta casi como un mero formulismo. Vamos a tratar de dejarnos conducir por el Espíritu del Señor que es el que nos guía y así profundicemos más y más en la Palabra que se nos ha proclamado hoy. Sólo por la acción del Espíritu en nosotros es como podemos decir Jesús es el Señor.
La respuesta de Jesús pudiera parecer que no responde al interrogante y a la búsqueda que están haciendo aquellos gentiles. Pero va a ser una respuesta que nos ayude a profundizar en el conocimiento del misterio de Cristo.
‘Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre’. A través del evangelio de Juan vemos cuán importante es la llegada de la hora. Ya casi desde el principio, cuando María suplica en las Bodas de Caná, Jesús dirá que no ha llegado su hora. Cuando van intentando prender a Jesús – se nos relata en distintos momentos del evangelio -, se les va de las manos a quienes lo intentan porque no ha llegado aún la hora. Ahora ya nos habla de que ‘ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre’. Cuando va a comenzar la pasión, en la última cena, nos dirá el evangelista que ‘sabiendo Jesús que había llegado su Hora de pasar de este mundo al Padre y habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo’.
‘Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre’, porque ha llegado la hora de la pasión, de la entrega, del amor supremo. Es su gloria, su pasión, su muerte, aunque nos pudiera parecer un contrasentido. Y nos hablará Jesús en esta ocasión del grano de trigo que cae en tierra y muere para dar fruto, como cuando nos ha hablado de que no hay mayor amor que el de quien da la vida por el que ama. ‘Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere da mucho fruto’.
Es la entrega de Jesús hasta la muerte. Es el anuncio de la pasión y de la muerte. Sabe que su vivir es morir, que es entregarse para dar vida. Pero ahora el evangelista Juan nos va a adelantar lo que los otros evangelistas nos narrarán de la angustia de Getsemaní. Parece como calcado uno y otro momento. ‘Ahora mi alma está agitada y ¿qué diré? Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre’. Como dirá en Getsemaní, ‘no se haga mi voluntad sino la tuya’.
Como nos hacía reflexionar la carta a los Hebreos ‘Cristo en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado… y aprendió, sufriendo a obedecer…’ Así había emprendido libremente y por amor el camino de la subida a Jerusalén, que seria el camino de subida al Calvario y a la Cruz.
‘Queremos ver a Jesús, queremos conocer a Jesús…’ Estamos pregustando ya todo el misterio de la Pascua, de la entrega, del amor sin límites. Estamos metiéndonos dentro del misterio de Jesús. Estamos nosotros queriendo entrar en ese misterio de la pascua, que es caminar por esos mismos caminos de amor y de entrega. Porque no vamos a mirar desde fuera el misterio pascual de Cristo, sino que vamos a hacer pascua en nuestra vida. Queremos aprender también a sembrar ese grano de trigo, a ser ese grano de trigo que se siembra, en la entrega y el amor hasta el final como es el amor y la entrega de Jesús. ¿Querremos nosotros también hacer esa misma subida que hizo Jesús, vivir esa misma entrega y ese mismo amor?
Ya Jesús nos está diciendo qué tenemos que hacer. ‘El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna’. Por eso nos dirá tajantemente ‘el que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí estará también mi servidor; a quien me sirve, el Padre lo premiará’. Ya nos había dicho en otro momento que seguirle a El es tomar la cruz de cada día. Seguir a Jesús es amar con un amor como el de Jesús. Seguir a Jesús es olvidarnos de nosotros mismos porque quien ama de verdad no piensa en sí mismo sino siempre en los demás; seguir a Jesús es darse y entregarse por ese amor.
El profeta había anunciado un tiempo nuevo de una alianza nuevo en que la ley del Señor estaría inscrita en lo más hondo de nuestros corazones. ‘Meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo… todos me conocerán desde el más pequeño al grande cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados’. Es la nueva alianza sellada en la sangre de Cristo, alianza nueva y eterna.
Nos cuesta ser ese grano de trigo que cae en tierra y muere para dar fruto. También sentimos en nosotros ese interrogante, esa duda y esa angustia por la pasión y por la muerte que hemos de vivir. Son muchos los apegos de nuestro corazón, muchas las cosas a las que tenemos que morir.
Pero mirando a Jesús, queriendo seguir a Jesús lo entendemos y pedimos la fuerza del Espíritu para ser ese grano de trigo que se entierra y muere, para vivir un amor y una entrega así como la de Jesús. Tenemos que aprender a morir. Tenemos que aprender a hacer pascua en nosotros. Es Pascua, será Pascua, porque es el paso de Dios por nuestra vida para aprender a morir y aprender a vivir esa vida nueva que en Jesús podemos alcanzar.
Morir es destruir las raíces del pecado que hay en nuestro corazón, enterrando el egoísmo y muriendo a tantos orgullos que se nos meten dentro; es arrancar de nosotros todo tipo de violencia para vivir para siempre en la mansedumbre y ser sembrador de semillas de paz allá por donde vayamos; es aprender a hacernos los últimos siendo siempre servidores de todos; es llenar el corazón de comprensión para perdonar sin ninguna reserva, para amar con la ternura más grande, para desparramar generosamente amor entre los que nos rodean.
Hacer la Pascua de Cristo en nosotros es sonreír en la adversidad y en los problemas porque nos sentimos seguros en el Señor que es nuestra fortaleza; es desterrar el pesimismo y los mantos negros que oscurecen nuestra vida en la tristeza, en la envidia y en los resentimientos; es destruir el pecado y todo lo que nos llene de muerte para poder vivir la vida de Dios para siempre.
Que haya Pascua de verdad en nuestra vida. Caminemos con entusiasmo y esperanza hacia la Pascua de Cristo y demos todos esos pasos necesarios en nuestra vida para que lleguemos a cantar con alegría el ‘aleluya’ de la resurrección.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas