Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 26 de abril de 2014

Cristo resucitado en medio de nosottros despierta nuestra fe...


Cristo resucitado en medio de nosotros despierta nuestra fe para que nosotros contagiemos de esa fe a nuestro mundo

Hechos, 2, 42-47; Sal. 117; 1Pd. 1.3-9; Jn. 20, 19-31
La pregunta podríamos hacérnosla de diversas formas aunque en el fondo viene a ser lo mismo. ¿Qué nos ofrece el Evangelio? ¿para qué leemos nosotros el Evangelio? ¿qué es lo que vamos a buscar cuando nos acercamos a las páginas de la Biblia? ¿unas bonitas y aleccionadoras historias?
Sin mermar en lo más mínimo incluso su belleza literaria, sin embargo no nos podemos quedar en esto cuando nosotros acudimos a las páginas de la Biblia. No son simplemente bonitas historias lo que nos quiere trasmitir. Tenemos que reconocer que para nosotros es la Gran Noticia, la más grandiosa noticia que podamos escuchar. Una Buena Nueva a la que no nos podemos acostumbrar, porque caeríamos en una absurda y maléfica rutina, y que entonces le haría perder su más valioso sentido.
Una grandiosa noticia, por supuesto, que sólo desde la fe podremos descubrir y una grandiosa noticia que a la fe siempre nos tiene que conducir. Una grandiosa noticia que para nosotros es vida y nos llena de vida. Una grandiosa noticia que siempre tiene que producir en nosotros un impacto grande que nos llene de admiración y provoque en nosotros siempre cantos de alabanza al Señor.
Fijémonos en cómo termina hoy el texto del Evangelio, que viene a ser también el final del Evangelio de san Juan. ‘Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de sus discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre’.
¿Dónde está el centro, el meollo de esa Buena Noticia? Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios, Cristo resucitado es la gran noticia que nos convoca, que nos llama y nos invita, que transforma nuestra vida, que nos llena de esperanza, que nos pone en camino, que nos llena de salvación y que nos hará que siempre tengamos que ser mensajeros de esa salvación para los demás, para el mundo que nos rodea. Lo hemos venido repitiendo estos días. Cristo es nuestra salvación y la salvación de nuestro mundo. Es la buena noticia que recibimos y la Buena Nueva que hemos de saber trasmitir.
En esta octava de Pascua el Evangelio nos habla de resurrección. Cristo resucitado que se manifiesta a los discípulos encerrados en el Cenáculo. Y decimos encerrados, porque ya el evangelista se ha encargado de decirnos claramente que están con las puertas cerradas por miedo a los judíos. ‘El día primero de la semana… entró Jesús y se puso en medio, y les dijo: Paz a vosotros’. Es el saludo de Cristo resucitado. Que no son sólo sus palabras, que es su presencia la que los llena de paz y en consecuencia de alegría. ‘Se llenaron de alegría al ver al Señor’.
¿Lo esperaban? ¿habían creído las noticias que habían traído las mujeres en la mañana que habían ido al sepulcro y lo habían encontrado vacío hablando de apariciones de ángeles? Allí está Jesús. No se lo terminan de creer. Como nos sucede a nosotros en tantas ocasiones que la fe se ha puesto a prueba o se ha debilitado. ‘Les enseñó las manos y el costado’. Podrían palpar si querían. En el relato de los otros evangelistas decía que creían ver un fantasma. San Lucas nos dirá que comió con ellos.
Pero la presencia de Jesús es mucho más. ‘Exhaló su aliento sobre ellos’ y les dio su Espíritu.  Ya para siempre podrían seguir sintiendo y viviendo su presencia. Presencia que les llenaba de paz y de gracia; presencia del Espíritu que haría presente para siempre lo que era la misericordia del Señor; había derramado su sangre para el perdón de los pecados; ese perdón y esa misericordia de Dios a través de ellos tendría que seguir haciéndose presente en medio del mundo.
Esa había de ser la Buena Noticia que se ha de seguir llevando al mundo. Por eso Jesús los envía. ‘Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo’. Y enviados por Jesús todos han de tener noticia de la salvación, todos podrán acceder a ese perdón y a esa gracia que El nos ha ganado derramando su sangre, dando su vida por nosotros.  Es  la tarea de la Iglesia; es la tarea de cuantos creen en Jesús. Y la Iglesia ha de mostrarse como madre de misericordia, porque para siempre ha de hacer presente esa misericordia y ese perdón de Dios para todos los hombres. Y es de lo que todos nosotros tenemos que ser signos para los demás, para nuestro mundo, llenando nuestras entrañas de esa misericordia divina, para que aprendamos también a querernos y aceptarnos, a perdonarnos y ayudarnos, a caminar como hermanos que se quieren y actuar siempre con verdadera misericordia en el corazón hacia los demás. Así seremos signos de esa presencia misericordiosa de Dios en medio del mundo.
Siguiendo el relato del evangelio pudiera parecernos que aparece una sombra porque Tomás duda, no quiere creer y pide pruebas. ‘Tomás, uno de los Doce, no estaba con ellos cuando vino Jesús’. Los discípulos le trasmiten la noticia, ‘hemos visto al Señor’, pero él pide pruebas: ‘si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no creo’.
Jesús, por así decirlo, acepta el reto de Tomás, porque ‘a los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos, y llegó Jesús, estando también cerradas las puertas, y se puso en medio’, saludándolos también con el saludo de paz. ‘Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente’. Pero Tomás terminó confesando su fe en Jesús: ‘¡Señor mío y Dios mío!’
Las dudas de Tomás nos sirvieron para disipar nuestras dudas; la confesión de fe de Tomás nos enseña a confesar nosotros también la fe reconociendo en verdad a Jesús como nuestro Señor y como nuestro Dios. Las reticencias de Tomás nos enseñan a nosotros a dejarnos conducir, a creer en los testigos de la fe, a descubrir también cuántos a nuestro lado confiesan valientemente su fe aunque les sea duro.
El entusiasmo con que el resto de los discípulos trataban de convencer a Tomás animan nuestros entusiasmos, nos hace también a nosotros valientes y decididos para mostrarnos en verdad como testigos del amor y de la misericordia frente al mundo que nos rodea. Siendo verdaderos testigos será cómo podemos convencer al mundo. No podemos conformarnos con los que somos sino que tenemos que tenemos que tener el arrojo y la valentía de ir a mostrar al mundo esa Buena Noticia de la misericordia, de la paz, del amor a través de nuestras obras, de nuestras actitudes, de nuestros comportamientos, también de nuestras palabras.
Así crecerá en nosotros la fe, pero así despertaremos la fe en cuantos nos rodean. Hoy tenemos que ser nosotros evangelio de misericordia y de amor a través de nuestra vida para que el mundo llegue a conocer a Jesús y el mundo crea y el  mundo pueda alcanzar la salvación. Recordemos el testimonio que se nos ofrece de las primeras comunidades cristianas. Las obras de la misericordia y del amor con que nos manifestamos han de ser sacramento de Dios para cuantos nos rodean. Los signos de amor y de comunión que nosotros demos en nuestras comunidades serán señales para nuestro mundo de la salvación de Dios.
Quienes nos hemos visto inundados de esa misericordia de Dios cuando el Señor nos ha visitado y nos ha regalado su perdón a nuestros muchos pecados no podemos menos que trasmitir ese evangelio, esa buena noticia del amor de Dios a los demás para que lleguen también a alcanzar esa salvación de Dios. No nos vale que nos quedemos con las puertas cerradas y llenos de miedo en el corazón cuando Cristo ha llegado a nuestra vida con su paz. Esas puertas y esas barreras tienen que saltar para que todos puedan conocer la salvación de Dios. Jesús tiene que ponerse también en medio del mundo para llenarlo de paz, pero eso va a depender de nosotros, que con nuestra vida lo hagamos presente.

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas