Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 28 de septiembre de 2013

El combate de la fe que hemos de hacer mirando los ojos del hermano que sufre a nuestro lado

Amós, 6, 1.4-7; Sal. 145; 1Tim. 6, 11-16; Lc. 16, 19-31
‘Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe…’ son las recomendaciones que le hacía san Pablo a su discípulo Timoteo, como hemos escuchado en la segunda lectura.
¿Cómo combatir, conquistar ese combate de la fe? Y nos habla de justicia, de piedad, de amor, de paciencia, de delicadeza. Ese combate de la fe lo tenemos que realizar, por así decirlo, con los pies en la tierra, en esa vida concreta que vivimos cada día. Algunos podrían pensar en la fe y quedarse en alturas sobrenaturales y místicas.
Sí es algo sobrenatural porque la fe es un don de Dios, nos une a Dios, pero hemos de reconocer que no seremos capaces de vivir unidos a Dios por la fe si rompemos los lazos de unión en el amor, en la justicia, en el bien que hacemos, con los hermanos. La fe no nos aísla del mundo que vivimos, sino todo lo contrario porque nos tiene que hacer vivir cada día más comprometidos con ese mundo que nos rodea, con esos hermanos que caminan a nuestro lado.
Un ejemplo de quien no fue capaz de vivir este sentido de la vida, lo contemplamos en la parábola que Jesús nos propone en el evangelio. Quien vive encerrado en sí mismo, en las cosas o riquezas, en los placeres y el pasarlo bien aislándose de cuantos le rodean no podrá ni abrirse a Dios ni encontrarse con Dios.
Es la imagen del ‘hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día’. A su puerta estaba ‘un mendigo llamado Lázaro, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico’,  a quien no era capaz de ver ni de reconocer.
Es la descripción que nos hacía también la profecía de Amós de los ricos acostados en lechos de marfil, arrellanados en divanes, comiendo los carneros del rebaño y las terneras del establo, bebiendo buenos vinos y ungidos con perfumes exquisitos, pero que no se dolían del desastre de José.
Ni el rico epulón veía a Lázaro, ni aquellos ricos descritos en la profecía se dolían del sufrimiento de quienes estaban a su lado. Encerrados en sí mismos, en sus riquezas o en sus placeres su corazón era insensible al sufrimiento de quien estaba a su lado.
Jesús dice el evangelista que dijo la parábola a los fariseos. Jesús nos dirige su Palabra, esta Palabra que hoy se nos ha proclamado y que está queriendo llegar a nuestros corazones a nosotros, también a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Nunca la Palabra del Señor es solo un recuerdo del pasado, sino que siempre es una palabra viva y actual; una palabra que se nos dice hoy y aquí a nosotros.
¿Nos interpelará de alguna manera? ¿Nos hará preguntarnos por nuestra sensibilidad ante los problemas de los demás? ¿Sentimos como algo nuestro y que nos lacera el corazón - el mío y el tuyo, no nos quedemos en algo indeterminado - la situación por la que están pasando tantos hoy a nuestro alrededor en la actual coyuntura de nuestro mundo?
Pudiera ser que nosotros no tengamos tantos problemas ni necesidades, que mas o menos nuestra vida vaya resuelta con nuestro trabajo o con lo que tenemos - y no hablamos de excentricidades, de riquezas o de lujos que podamos o no podamos tener - pero en el camino de la calle de cada día nos podemos ir encontrando gente con problemas, con necesidades, que nos tienden la mano solicitando una ayuda o quizá hasta en su orgullo se callan su necesidad pero sin saber como salir adelante, y nosotros, ¿qué hacemos? ¿seguimos nuestro camino sin mirar al lado quizá para no enterarnos?
Hablamos, es cierto, de los problemas de pobreza y muy gordos que se están dando hoy en nuestra sociedad, pero también podríamos hablar de otros muchos problemas, como la soledad y el abandono que padecen muchos, como la angustia y falta de alegría tantos por los mil agobios que nos da la vida, como el dolor y sufrimiento por enfermedades propias o de aquellas personas cercanas, o el sufrimiento por sus debilidades o discapacidades donde nadie quizá les tienda una mano para ayudarle a valerse por sí mismos. Algunas veces no nos enteramos o no queremos enterarnos.
La parábola sigue diciéndonos muchas cosas. ‘Murió el mendigo y lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico y lo enterraron’. Y nos habla del abismo en el que se encontraba en medio de sufrimientos, torturado por las llamas y sin nadie que refrescara su lengua con un poco de agua. Y ya escuchamos el diálogo surgido entre el rico desde el abismo y Abrahán.
Cuando ya se resigna porque allá se ve castigado lejos de Dios porque no había sabido ver ni escuchar a Dios en vida, ahora pide que envíe a Lázaro a avisarles a sus hermanos para que no les suceda lo mismo. Ya escuchamos la respuesta de Abrahán: ‘Tienen a Moisés y los profetas; que los escuchen… si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto’.
Decir Moisés y los profetas entendemos muy bien que se está refiriendo a la Palabra de Dios. La ley, significa en Moisés, y los profetas eran el fundamento de toda la Sagrada Escritura en el Antiguo Testamento. Cuando ahora nosotros escuchamos esa expresión bien sabemos que se está haciendo referencia a la Palabra de Dios.
Es lo que estamos haciendo ahora nosotros. Queremos escuchar al Señor que nos habla y nos habla desde la Palabra de Dios proclamada y que con fe estamos queriendo escuchar. Dejémonos interpelar por esa Palabra que el Señor quiere decirnos y que nos llega al interior de nuestro corazón. No nos hagamos oídos sordos, aunque nos escueza en las heridas de nuestra alma. No nos encerremos en nosotros mismos, sino abrámonos a la acción de Dios.
Ahora entenderemos mejor aquella recomendación que nos hacía san Pablo en sus palabras dirigidas a Timoteo. Vamos a combatir el buen combate de la fe y tenemos que hacer brillar en nuestra vida la delicadeza y el amor, la paciencia humilde pero también la confiada esperanza, la búsqueda del bien y la lucha por la justicia, el amor que nos compromete y el compartir que nos hace generosos, los oídos abiertos del corazón para escuchar el lamento del hermano que sufre pero también los ojos atentos para descubrir la necesidad que hemos de remediar, las manos y los pies prontos para el servicio y para la ayuda, y la palabra que anime y dé esperanza a tantos que van cansados por la vida.
Cuántas cosas podemos hacer; cuántas cosas tenemos que hacer a favor del hermano Lázaro que vemos a nuestra puerta, sentado quizá a nuestro lado, o en la orilla de ese camino de la vida. Pero quien cree en Jesús ni puede pasar de largo, ni entretenerse en sus cosas porque ya lo tiene todo resuelto, ni vivir con un corazón insensible. La fe que tenemos en Jesús nos pone siempre en camino, nos compromete, nos hace luchar por los demás, pero también llena siempre de alegría nuestro corazón en la satisfacción de todo lo bueno que hacemos o podemos hacer.

Así hemos de conquistar la vida eterna a la que fuimos llamados. Así podemos cantar para siempre la gloria del Señor. ‘A El honor e imperio eterno. Amén’.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas