Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 10 de agosto de 2013

CONFIANZA, ESPERANZA, VIGILANCIA… UNAS ACTITUDES QUE FAVORECEN LA INTENSIDAD DE LA VIDA CRISTIANA

Confianza, esperanza, vigilancia… unas actitudes que favorecen la intensidad de la vida cristiana

Sab. 18, 6-9; Sal. 32; Hb. 11, 1-2.8-19; Lc. 12, 32-48
La virtud de la esperanza ha de estar jalonando continuamente la vida del cristiano. No solo como una esperanza que nos abre a la trascendencia y al futuro, que no solo nos pueda hacer pensar en la plenitud de la vida eterna sino como necesaria en el día a día en el que vamos construyendo nuestra vida cristiana. Es un camino que se nos puede hacer costoso por muchas razones y nos podemos ver zarandeados por mil peligros y tentaciones y esa virtud nos sostiene y nos fortalece para ayudarnos a ese convencimiento de que sí es posible vivir esa vida cristiana a pesar de todas las dificultades.
De entrada sintamos en nuestro corazón esa palabra de Jesús que hemos escuchado ya desde el principio del evangelio proclamado. ‘No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el Reino’. Muchas veces a lo largo del evangelio escuchamos esta palabra ‘no temas’, cuando las dudas nos asaltan, cuando los miedos parecen paralizarnos, cuando nos podamos sentir desorientados y sin saber qué camino tomar, o cuando tenemos que enfrentarnos a grandes decisiones. Palabra del ángel a María en Nazaret y a los pastores en Belén; palabra de Jesús resucitado a las mujeres que habían ido al sepulcro o a los discípulos encerrados en el cenáculo, y así en distintos momentos. Una palabra de ánimo, de confianza, de esperanza.
Ahora nos dice Jesús ‘no temas… porque el Padre ha tenido a bien daros el Reino’, porque es posible, sí, realizar el Reino de Dios en nuestra vida; es un don de Dios y la gracia nos acompaña para realizarlo y nos llena de fortaleza. Como cuando les anuncia Jesús dificultades y problemas, persecuciones y tribunales les dirá también ‘no temáis’ porque el Espíritu estará con nosotros y pondrá palabras para nuestra defensa y para el testimonio que hemos de dar.
Esa palabra y ese anuncio de Jesús de que el Padre nos ha dado el Reino nos llena de esa esperanza en nuestro camino y en nuestra lucha. Una esperanza que no es pasiva, para dejar que las cosas pasen y lleguen por sí mismas, sino que nos pone en alerta y vigilancia. ‘Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas’. No se ciñe la cintura para ir al descanso, sino cuando se está dispuesto a salir, a emprender camino o a realizar un trabajo. Es la actitud vigilante que hemos de tener.
Por eso nos habla también de las lámparas encendidas. Con la lámpara encendida estamos esperando y tenemos la certeza de la pronta llegada. Es una señal de nuestra espera y de nuestra vigilancia; es la luz que como faro alumbra el camino y nos señala a donde ir o lo que hay que evitar. Son los peligros que afrontamos en la vida; son las dificultades para vivir nuestra vida cristiana amenazados como estamos con tantas tentaciones que quieren desorientar nuestro camino o arrastrarnos por distintos senderos. Hay una luz que nos ilumina. Encendida ha de estar la lámpara de nuestra fe que nos da sentido y nos hace caminar el verdadero camino de la plenitud.
Nos pone ejemplos Jesús, a la manera de pequeñas parábolas, para hablarnos del sentido y del estilo de esa vigilancia; como el centinela que está en su puesto de vigía o como el criado que espera que llegue su señor y ha de abrirle la puerta; como el que está vigilante para que no lo asalte el ladrón y se preocupa de tener las cosas a buen recaudo impidiendo todo lo que pudiera facilitar el acceso del que viene a robar; como el que es el administrador y tiene que ser fiel en su administración y tratar las cosas con toda responsabilidad de la que un día ha de dar cuenta.’Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá’, terminará diciéndonos hoy Jesús.
En la tarea de la construcción de nuestra vida cristiana, que en fin de cuentas es la respuesta que hemos de dar con nuestra vida a todo ese misterio de amor en que el Señor nos ha ofrecido su salvación, nos es necesaria esa esperanza de la que venimos hablando y esa vigilancia. Por supuesto, cuando tenemos la experiencia de ese encuentro vivo con el Señor y con la salvación que nos ofrece, nuestro primer impulso es de fervor y entusiasmo. Queremos responder, queremos ser fieles, queremos darle a nuestra vida todo ese sentido de amor que aprendemos de Jesús y de su evangelio.
Pero bien sabemos que cuando se va prolongando esa respuesta y ya no es la tarea de un día o de un momento, sino que es algo que continuamente hemos de ir viviendo, nos aparecen las tentaciones de los cansancios que nos hacen perder el ritmo, de las rutinas que nos ahogan, de las cosas que nos distraen de aquí y de allá atrayéndonos por otros caminos y nuestro fervor se puede enfriar y la frialdad se nos puede meter en el alma y es entonces cuando tenemos que cuidar mucho esa actitud de vigilancia con que continuamente hemos de estar.
Nos cuesta; muchas veces no nos es fácil; aparece de nuevo el pecado muchas veces en nuestra vida que nos enfría el Espíritu. Tenemos que tener esperanza que es confianza también en la ayuda de la gracia del Señor para fortalecernos de verdad en nuestro camino. Fuerte puede ser el tentador, pero más fuerte es la gracia del Señor. Hemos de saber aprovecharla, no echarla en saco roto.
La segunda lectura, en la carta a los Hebreos, se nos ha hablado de la fe que da seguridad y certeza a nuestra vida. ‘Por su fe, son recordados los antiguos’, nos dice y nos recuerda a Abrahán y a Sara. Dios hacía promesas a Abrahán de una descendencia numerosa y parecía que aquello no se realizaba nunca, no se podía realizar. Pero Abrahán confió; confió cuando se dejó llevar por la palabra del Señor que le llamaba y se puso en camino ‘sin saber a donde iba’, que dice el autor sagrado. Confió cuando incluso Dios le pedía el sacrificio de su propio hijo, el hijo que era de la promesa, en quien habían de cumplirse todas las promesas. Sabía El que su Dios era un Dios de vida y tenía poder para llenarlo de vida para siempre.
Es la fe que nosotros queremos poner también en el Señor. Tras la experiencia de Jesús podríamos decir que tenemos más razones para que creer que el mismo Abrahán, porque en Jesús sabemos que está Dios con nosotros, es Dios con nosotros (Emmanuel), pero además es la prueba suprema del amor que Dios nos tiene cuando ha muerto por nosotros para que tengamos vida.
Es la fe que nos impulsa y nos da todos los motivos para confiar en el Señor, pero la que nos impulsa al amor, porque nuestra respuesta será siempre una respuesta de amor. Es la que impulsa nuestro corazón a la generosidad y al compartir porque nuestro verdadero tesoro no está en las bolsas de cosas o bienes que guardemos aquí en este mundo, en esta tierra, sino que cuando vivimos así desprendidos el tesoro lo tenemos bien guardado en el cielo. ‘Un tesoro inagotable’, nos señala Jesús.

‘No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el Reino’. No tememos, tenemos confianza, tenemos esperanza, estamos vigilantes. El Señor llega a nuestra vida y queremos en verdad abrirle nuestro corazón.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas