Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 4 de enero de 2014

Hemos contemplado su gloria, gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad

Eclesiástico,  24, 1-2.8-12; Sal. 147; Ef. 1, 3-6.15-18; Jn. 1,1-18
Seguimos celebrando el misterio de la Encarnación y de la Navidad. Verdadero misterio de luz, de vida, de amor porque es así como Dios se nos da y se hace presente en medio nuestro. Seguimos sintiendo agradecidos la emoción de nuestro corazón al contemplar la cercanía de Dios que ha querido hacerse hombre, encarnándose en el seno de María, para ser en verdad Dios con nosotros y manifestarsenos en la ternura de un niño. Sobre todo el evangelio de Lucas que nos da más detalles del nacimiento de Jesús nos hace sentir ese amor hecho ternura de Dios al contemplar al niño acostado en un pesebre.
Con todo lo bello y emotivo que puede ser todo esto sabemos que Navidad no es quedarnos en un niño recién nacido, sino descubrir en El  todo el misterio de Dios que así nos manifiesta su amor para nuestra salvación. Ese niño es el Hijo de Dios, es nuestro Salvador; será para nosotros nuestra vida y nuestra luz; ese niño que contemplamos entre las pajas de un pesebre es el Emmanuel, es Dios con nosotros. No nos quedamos en un Dios niño, sino que queremos contemplar toda la inmensidad del Misterio de Dios que se nos revela y se nos manifiesta para traernos la Salvación.
Hoy hemos escuchado el inicio del Evangelio de san Juan, que ya escuchamos en la misa del día de la Navidad - en la noche escuchamos el nacimiento que nos narra san Lucas en su evangelio -. No es un evangelio tan descriptivo en detalles como los evangelios sinópticos, pero sí en esta primera página nos está hablando igualmente de todo el Misterio de la Navidad, aunque con un lenguaje más teológico y hasta, si queremos decirlo así, más poético.
Si cuando leíamos el evangelio de san Lucas en el relato del nacimiento hablábamos de resplandores celestiales y de luces que brillaban en la noche de Belén, ahora el Evangelio de san Juan nos hablará de la Luz y de la Vida; nos hablará de la Palabra de Dios que en Dios  estaba desde toda la eternidad porque era Dios y que al mismo  tiempo era vida y la vida era la luz de los hombres.
No era una Palabra que se quedaba en el silencio del abismo, por así decirlo, de la inmensidad y de la eternidad de Dios, sino que es Palabra por quien se hizo todo, pero Palabra que quiere acercarse a nosotros pero de una forma profunda y permanente para quedarse para siempre en nosotros y con nosotros, porque quiere plantar su tienda, acampar, en medio nuestro.
Pero esa donación que Dios está haciendo de sí mismo cuando quiere encarnarse para habitar en medio nuestro, no siempre tiene la respuesta adecuada por nuestra parte. Porque las tinieblas quieren empañar la luz, - ‘la luz brilla en la tiniebla, pero la tiniebla no la recibió’ -. Porque viene a los suyos y los suyos no le recibieron.
Pero esa luz brilla con fuerza, porque es la luz de Dios, porque es Dios que es vida y quiere la vida para los hombres; hubo alguien que sí le abrió las puertas de su vida a esa luz y estamos contemplando a María, aunque sin mencionarla hoy el evangelio de Juan; ella fue la que supo decir Sí a Dios, abrió su corazón a Dios, y se convirtió en la primera morada del Emmanuel, del Dios que se encarnaba en sus entrañas para nacer hecho nuestro salvador. Por eso el ángel llamó a María, la llena de gracia, la que encontró gracia ante Dios de tal manera que Dios quiso habitar en ella y el Espíritu Santo la cubrió con su sombra, porque de ella había de nacer el Hijo de Dios,  el Hijo del Altísimo hecho hombre. ‘El Señor está contigo’, que le dice el ángel.
María fue la primera, la primicia para que detrás comenzáramos a desfilar todos aquellos que queremos decirle Sí a Dios, como María. ‘A cuantos la recibieron, dirá el evangelio de Juan, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre’. María dijo Sí y de ella nació el Hijo de Dios; si nosotros decimos sí con nuestra fe seremos nosotros los que vamos a nacer para Dios siendo hijos de Dios, porque el hijo de María, el Emmanuel por su redención nos va a hacer partícipes ya para siempre de la vida de Dios que nos hace hijos de Dios.
San Juan ya casi al final de sus días en sus cartas meditará y reflexionará sobre todo eso y se dirá: ‘Mirad que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!’ Esa nueva filiación no es ni en virtud de la carne o de la sangre humana por generación natural, sino que va a ser un don de Dios que recibiremos por el agua y el Espíritu cuando renazcamos de nuevo a esa vida divina en el Bautismo, como le explicará más tarde Jesús a Nicodemo.
‘Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad’. Seguimos sintiendo la emoción de la navidad, como decíamos al principio. Sentimos la emoción, el gozo grande en el alma, de sentirnos tan amados de Dios que le vemos así tan cercano a nosotros, que planta su tienda entre nosotros, pero porque es tanto su amor que nos hace partícipes de su gloria cuando de tal manera nos está revelando todo el misterio de Dios y haciéndonos partícipes de su vida.
Podemos contemplar la gloria de Dios cuando estamos contemplando a Jesús, ‘gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad’. De esa gloria y resplandor de la que nosotros nos llenamos hasta transfigurarnos en El cuando, porque creemos en su nombre, nos hacemos partícipes de la vida de Dios. Pero podemos llegar a contemplar y conocer a Dios porque la Palabra que nos revela a Dios está con nosotros y se convierte para nosotros en vida y en luz.
Pero es que ‘a Dios nadie lo ha visto jamás: Dios, Hijo único que está en el seno del Padre, es quien nos lo ha dado a conocer’, como termina diciéndonos el evangelio de hoy. Porque también nosotros nos hacemos pequeños y humildes, porque aprendemos a dejarnos conducir por el Espíritu del Señor a nosotros se nos revela Dios. Recordemos que fueron unos pobres pastores que estaban al raso cuidando sus rebaños en la fría noche de Belén los que recibieron el anuncio del ángel, contemplaron la gloria del cielo y acudieron a la ciudad de David para contemplar la gloria del Señor como les había anunciado el ángel.
Ya más adelante dará gracias Jesús a lo largo del evangelio porque ‘los misterios de Dios se revelan a los pequeños y a los sencillos y se ocultan a los sabios y entendidos’, porque además ‘nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar’. ‘El Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad, que está en el seno del Padre, es quien nos lo ha dado a conocer’.

Con san Pablo tenemos que decir: ‘Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales’. Sí, bendecimos a Dios que así se nos revela, así se  nos manifiesta, así quiere estar en medio nuestro. Bendecimos a Dios que nos ha elegido y nos ha llamado para revelarnos el misterio de Dios, para hacernos partícipes de su vida, para regalarnos su salvación. No nos podemos cansar de bendecir a Dios. 

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas