Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 9 de marzo de 2013


Un abrazo de amor y de perdón que nos enseña a ser misericordiosos

Josué, 5, 9-12; Sal. 33; 2Cor. 5, 17-21; Lc. 15, 1-3.11-32
‘Que el pueblo cristiano se apresure con fe viva y entrega generosa a celebrar las próximas fiestas pascuales’, pedíamos con la liturgia en este domingo. Nos apresuramos, llega ya el tiempo de la pascua, se anticipa la alegría de la pascua. La Palabra del Señor que se nos ha proclamado nos está invitando a anticipar ya esa fiesta y esa alegría. Todo nos invita a la fiesta, como contemplamos al padre de la parábola haciendo fiesta porque ha recobrado a su hijo.
Con ese entusiasmo seguimos dando nuestros pasos en este camino cuaresmal que ha de concluir en la fiesta grande de la Pascua. Ya se nos va manifestando ese rostro amoroso de Dios que nos ofrece el abrazo de su amor y su perdón. Para eso nos ha entregado a su Hijo y es lo que queremos celebrar y vivir. Pero esos pasos los vamos dando porque nosotros nos dejamos reconciliar, reencontrar con el Señor.
Un camino, como hemos venido reflexionando a través de toda la cuaresma, que se nos hace desierto, o que nosotros convertimos también en desierto cuando hemos querido hacer los caminos a nuestra manera alejándonos de la casa del Padre. La parábola del evangelio nos ofrece un hermoso mensaje. Primero que nada y fundamentalmente es el retrato del amor de Dios, pero nos está haciendo un retrato también de nosotros, de nuestra vida, de los caminos que hemos preferido escoger en tantas ocasiones.
Conocemos la parábola y las motivaciones para la parábola. La hemos escuchamos muchas veces y muchas veces también la hemos meditado, rumiado en nuestro corazón. Criticaban a Jesús porque dejaba que los publicanos y los pecadores se acercaran a El y comía con ellos; no es la primera vez ni será la única ocasión. Pero Jesús es la muestra del amor infinito de Dios, es el rostro del Padre misericordioso, aunque había tantos que no lo querían comprender. Siempre habrá puritanos que se creen ellos los justos y los únicos merecedores de todo; lo vamos a ver incluso en el trascurso de la parábola en alguno de sus personajes.
Por eso Jesús habla de ese hijo que se ha marchado y por allá anda desorientado y derrotado por los caminos de la vida. Se ha buscado sus propios desiertos de terror y soledad, cuando él pensaba que a su manera iba a encontrar el paraíso perdido, que solo él sabía encontrar la felicidad. Pero sus caminos le llevaron a la perdición y a la soledad más terrible. Lo expresa el hambre que pasaba, la situación en que vivía, a lo que tenía que dedicar al final su vida cuidando cerdos, cuando en verdad había tenido en sus manos lo mejor. Son desiertos duros, caminos intransitables; él se lo había buscado; desorientado del todo se encontraba perdido.
Pero desde el pozo de su soledad y de su miseria piensa que quizá pudiera encontrar una luz aunque fuera tenue y no fuera lo que antes tenía. ‘Cuantos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan mientras que yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino…’ Ya sé que no merezco llamarme hijo, pero iré a ver si me admite al menos como un jornalero. Lo que había sido un desierto duro para él en la soledad en que había caído le hizo recapacitar. Siempre podemos encontrarnos con nosotros mismos y desear la luz. Ojalá en esos momentos duros cuando estamos caídos en pozo hondo y oscuro de nuestra miseria fuéramos capaces de recapacitar.
Pero la luz lo estaba esperando. Temía encontrarse con el padre, del que consideraba que no merecía llamarse hijo - ‘he pecado contra el cielo y contra ti’ -, pero el padre lo estaba esperando. ‘Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió, y echando a correr se le echó al cuello y se puso a besarlo… celebremos un banquete, este hijo mío estaba muerto y ha revivido, estaba perdido, y lo hemos encontrado’.
‘Se levantó y se puso en camino adonde estaba su padre…’ Es el camino que nosotros hemos de hacer también. También muchas veces andamos desorientado y nos encontramos perdidos. Somos pecadores que de una forma o de otra nos hemos marchado de la casa del Padre. Se nos ha enfriado la fe o hemos dejado que el mal se hubiera metido en nuestro corazón. Pensábamos solo en nosotros mismos y queríamos hacer nuestros caminos sin contar con los caminos que Dios nos había señalado y trazado. Pretendemos tantas veces enmendar a Dios porque no queremos aceptar sus mandamientos como auténtico camino que nos lleva a la felicidad y a la plenitud y quisimos hacernos la vida a nuestra manera. Como aquel hijo que se marchó, que‘emigró a un país lejano y derrochó su fortuna viviendo perdidamente’, como decía la parábola.
Pero aquel hijo pródigo fue capaz de levantarse y ganó el amor del padre. El padre para quien lo importante no era la fortuna derrochada ni las cosas que se hubieran perdido, sino la persona, su hijo que estaba allí de vuelta. Sin embargo, allí estaba también el otro hijo, que parecía bueno y cumplidor, pero cuyo corazón sin embargo estaba maleado por el orgullo, la envidia, el mal querer y no quería aceptar a su hermano. Ni siquiera lo quiere considerar como un hermano. ‘Ese hijo tuyo…’ le dice a su padre, como si no fuera el padre de los ambos y los dos fueran hermanos. También estaba creando él una distancia con su padre aunque no se había marchado de casa, pero ahora  no quería entrar a la fiesta para recibir al hermano. No sé cual distancia sería mayor.
Si los fariseos y escribas murmuraban de Jesús porque comía con publicanos y pecadores, este hijo mayor de la parábola está haciendo de manera semejante porque no quiere encontrarse con su hermano al que considera poco menos que un maldito. No era capaz de alegrarse con su padre ni aceptar la misericordia y compasión que se desbordaba del corazón del padre. Había estado siempre junto a su padre pero da la impresión que nunca estuvo cerca porque su corazón estaba cerrado a la misericordia y a la compasión que derrochaba el amor del padre.
La reflexión se puede hacer larga porque son muchas las cosas que podríamos comentar y muchas las lecciones que podríamos sacar para nuestra vida. Tenemos que aprender lo que es el amor y la misericordia de Dios que es Padre bueno que nos ama y nos está ofreciendo el abrazo de su amor y su perdón, pero al mismo tiempo hemos de aprender a llenar también nuestro corazón de ese mismo amor y misericordia. De la misma manera tenemos que gozarnos cuando contemplamos a nuestro lado a otras personas que viven también esa paz nueva al sentirse amados de Dios y al sentirse perdonados; esto tiene que ser siempre un motivo de alegría para nosotros.
Cuando llegamos a gustar lo que es el amor que Dios nos tiene nos hemos de sentir contagiados de ese amor para vivir nosotros un amor igual. Ese amor y esa misericordia tienen que ser las actitudes y los valores más importantes que vivamos los que llevemos el nombre de cristianos. Misericordia y amor que hemos de expresar de mil maneras cada día con los que están a nuestro lado. Como hemos dicho en más de una ocasión así nos pareceremos más a Dios y así estaremos mostrando a cuantos nos rodean el rostro misericordioso de Dios.
Decíamos al principio de nuestra reflexión que nos apresurábamos a celebrar con fe viva las próximas fiestas pascuales; cuando ahora vamos sintiendo todo lo que es el amor y la misericordia que Dios tiene con nosotros, tiene también con tantos a nuestro lado estamos ya viviendo anticipadamente esa alegría de la pascua, porque estamos sintiendo que se va haciendo pascua en nosotros. Es lo que queremos vivir en cada Eucaristía cuando escuchamos la palabra del Señor, cuando nos alimentamos del Cuerpo y Sangre de Cristo entregado por nosotros, cuando vivimos en comunión honda y profunda con nuestros hermanos que caminan a nuestro lado.  

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas