Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

domingo, 31 de marzo de 2013


Es la Pascua, es el paso del Señor resucitado, vida de nuestra vida y de nuestro mundo

Hechos, 10, 34.37-43; Sal. 117; Col. 3, 1-4; Jn. 20, 1-9
‘Este es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo’. Así tenemos que cantar sin cansarnos. Ha resucitado el Señor. Es la noticia. Es nuestra noticia de la que somos testigos. Es el anuncio que no podemos dejar de hacer. Y resuenan los aleluyas y nuestros cantos. Alabamos al Señor y no nos cansamos de darle gracias. Es la Pascua, la Pascua de resurrección. Es el paso del Señor que nos llenó de vida y de gracia dando su vida, entregándose por nosotros y ahora le contemplamos vivo y glorioso.
Anoche en la vigilia pascual se encendían las luces, tomadas de un fuego nuevo para iluminar las tinieblas del mundo y anunciar por todos los pueblos que Cristo ha resucitado, que ya no está en el sepulcro, sino que está vivo, está aquí presente en nosotros y entre nosotros. No buscamos más en el sepulcro de la muerte al que es la Vida. La muerte está ya vencida. Cristo ha resucitado y con El nosotros nos sentimos también sacados del sepulcro y llenos de vida. Y tomábamos de su luz porque tenemos que ser sembradores de luz en medio de nuestro mundo que tanto la necesita, sembrando fe y sembrando esperanza.
La fiesta de la Pascua es lo más misterioso y hermoso que podemos celebrar. Vimos roto el cuerpo de Jesús traspasado en la cruz. Recordemos cómo lo contemplábamos en la tarde del Viernes Santo. Ahora se nos anuncia que ese cuerpo ya no está roto en el sepulcro. ‘¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?’ escuchábamos anoche a los ángeles anunciar a las mujeres que iban al sepulcro. Está aquí, y no está roto sino resplandeciente y glorificado. ¡Ha resucitado!
Es nuestra alegría y nuestra esperanza. Es la fe que queremos proclamar. Es la noticia sorprendente, casi increíble, que nos repetimos. Pero sí, creemos que en verdad ha resucitado el Señor. Somos testigos porque nosotros lo sentimos vivo, está en nosotros y con nosotros. Aunque sea una noticia increíble para muchos que aun siguen poniendo en duda para nosotros es la certeza más grande. Es un anuncio que no todos comprendían y les costaba aceptar, entonces y ahora, pero ahí está el eje y centro de nuestra fe.
También a los apóstoles al principio les costó creer cuando las mujeres vinieron diciendo que el sepulcro estaba vacío, que los ángeles les habían anunciado que estaba vivo. Y cuando los apóstoles iban haciendo ese anuncio en la predicación del evangelio costaba más entender a muchos; recordemos cómo en Atenas cuando Pablo habla de resurrección, dándose la vuelta le dicen de eso nos hablarás otro día.
Hoy vemos en el evangelio a Pedro y Juan correr por las calles de Jerusalén hasta el sepulcro para comprobar lo que les había dicho María Magdalena. Al principio dudan pero al final terminarán creyendo. ‘Entró Pedro al sepulcro vio la vendas por el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas sino enrollado en un sitio aparte; luego entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, vio y creyó. Hasta entonces no habían entendido las Escrituras: que El había de resucitar de entre los muertos’.
Más tarde, en distintos momentos se sucederán las manifestaciones de Cristo resucitado, en el Cenáculo, el camino de Emaús, junto al mar de Galilea... Y hemos escuchado en la primera lectura proclamar a Pedro, ya con la fuerza del Espíritu, ‘nosotros somos testigos de todo… lo mataron colgándolo de un madero, pero Dios lo resucitó al tercer día… y damos solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos…
Así nosotros con toda firmeza y convicción queremos hoy proclamar nuestra fe en la resurrección de Jesús, aunque algunos quieran tratarnos de ilusos. Es nuestra fe. Para quienes no tienen fe o están llenos de dudas pedimos que la fuerza del Espíritu ilumine sus corazones y sus mentes para que se abran al misterio de Dios. Esa fe que nos llena de alegría y da plenitud de sentido a nuestra vida.
Sí, creemos en Cristo vivo y presente, que está aquí, vivo entre nosotros; aquí en nuestro propio corazón, en lo más hondo de nosotros mismos los podemos sentir, como le sentimos por la fuerza del Espíritu en la Palabra y en los Sacramentos. Creemos porque además experimentamos en nosotros la fuerza de su resurrección con la que queremos caminar y luchar por ser nosotros unos hombres nuevos resucitados en Cristo y con la que nos sentimos impulsados para ir transformando nuestro mundo.
Porque Cristo sigue resucitando en nosotros cuando, a pesar de nuestros tropiezos y caídas, seguimos levantándonos una y otra vez; porque Cristo sigue resucitando en nosotros cuando somos capaces de sonreír con ilusión y esperanza a pesar de que muchos sean los problemas que tengamos; porque Cristo sigue resucitando en nosotros cuando el dolor y el sufrimiento nos hunden sino que nos hacen más humanos y más maduros porque le damos un sentido nuevo a todo lo que es nuestra vida.
Y con Cristo resucitado a nuestro lado nos sentimos felices cuando hacemos el bien y amamos, siendo capaces de olvidarnos de nosotros mismos; con la fuerza de Cristo resucitado somos capaces de perdonar y buscar la paz y el encuentro con el otro porque seguimos creyendo y confiando en la persona como Cristo ha confiado en mi a pesar de mis debilidades y fracasos.
Con la presencia de Cristo resucitado junto a mí por la fuerza de su Espíritu abro mi corazón a Dios y a su Palabra para ir descubriendo cada día lo bueno que tengo que hacer y me comprometo seriamente a ser cada día yo mejor pero hacer todo lo posible porque el mundo que me rodea sea también mejor. Nos sentimos envueltos cada vez más en más amor, más humanidad, más comprensión y más misericordia porque ‘si hoy nos queremos es que resucitó’.
La vivencia de la resurrección del Señor envuelve y llena mi vida totalmente porque ya mi vivir es Cristo, Cristo es mi vida. Y con Cristo en mi vida ya no hay lugar para el pecado, ya no hay lugar para la tristeza ni para la desesperanza, ya no hay lugar para la soledad ni el desamor, ya no hay lugar para la muerte. Cristo resucitado es nuestra santidad y nuestra justificación; Cristo nos sonríe y nos alegra con su sola presencia; Cristo nos enseña y nos garantiza que todo termina bien, que el Padre nos espera; Cristo es el Pastor bello que nos acompaña; Cristo es el amor resucitado y derramado; Cristo es la vida victoriosa.
Vayamos, pues, sembrando semillas de resurrección en nuestro mundo, empezando por los que están a nuestro lado cada día, la familia, los amigos, aquellos con los que convivimos o trabajamos, allí donde hacemos nuestra vida de cada día. Sembrar resurrección es sembrar amor y solidaridad, es sembrar paz y armonía, es llevar alegría a los que están tristes, es ayudar a levantar al caído, es poner ilusión en los corazones rotos y desesperanzados, es hacer que sean más autenticas y sinceras nuestras palabras y nuestra relación con los demás, es tender una mano al que se encuentra caído en el vicio y la esclavitud del pecado para ayudarle a levantarse, es buscar siempre caminos de reconciliación y perdón, es compartir generosamente lo que somos y tenemos para que nadie pase necesidad… es ‘buscar el Reino de Dios y su justicia’, como nos decía Jesús en el evangelio.
Y así cuantas cosas buenas podemos hacer que aunque nos parezcan pequeñas e insignificantes que nadie nota son, sin embargo, hermosas piedras que contribuyen a la construcción de un mundo mejor. A eso nos compromete nuestra fe en Cristo resucitado, así iremos resucitando nosotros cada día y haremos resucitar nuestro mundo haciéndolo mejor.
¡Cristo ha resucitado! Es nuestra fe con la que tenemos que iluminar nuestro mundo. Feliz pascua de Resurrección

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas