Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 12 de octubre de 2012


Vivamos con libertad interior despojándonos de todo lo que nos ata

Sab. 7, 7-11, Sal.89; Hb. 4, 12-13; Mc. 10, 17-30
‘Supliqué y se me concedió la prudencia, invoqué y vino a mi la sabiduría…’ Buena y básica actitud que hemos de tener de entrada para acoger la Palabra de Dios que hoy se nos ha proclamado. No son simplemente las reflexiones que por nosotros nos hagamos sino que tenemos que escuchar lo que el Señor nos va sugiriendo en el corazón. Es la sabiduría de Dios que en Jesús nosotros recibimos. ‘Todo el oro a su lado es un poco de arena…’ Así tenemos que buscarla, desearla, pedirla. Pidamos, en verdad, que el Espíritu de Dios nos ilumine y nos conceda el don de sabiduría para saborear, para entender la Palabra del Señor, esa ‘palabra viva y eficaz’, como se nos dice en la carta a los Hebreos.
‘Cuando salió Jesús al camino, se le acercó uno corriendo y se postró ante él…’ nos dice hoy el evangelio. Jesús en camino, en su subida a Jerusalén. Jesús que nos está siempre poniendo en camino. Nos invita a seguirle, a seguir sus caminos, a seguirle a El que es el camino. Hoy es uno que viene a preguntarle qué ha de hacer. Es bien significativo el tema del camino. Porque además la invitación de Jesús es a seguirle, a ponernos en camino con El.
Hacemos camino, podemos ir por la llanura y quizá no nos exigirá demasiado esfuerzo; pero siempre en el camino habrá momentos en que hemos de subir, el camino no es lo regular que nos gustaría, lo que nos exigirá mayor esfuerzo; pero si queremos subir a lo alto de la montaña en la medida en que avancemos el mismo camino nos exigirá más, más esfuerzo por una parte, y si queremos llegar a la alta montaña también tendremos la exigencia de irnos desprendiendo de pesos muertos; no podemos llevar sino lo necesario para poder alcanzar la alta montaña y tendremos que desprendernos de muchas cosas que serían como una rémora que nos retrasaría o nos impediría alcanzar la meta a que aspiramos o que nos hemos propuesto. Es superarnos a nosotros mismos y buscar la manera de caminar con mayor libertad de impedimentos.
Creo que puede ser una buena imagen para lo que significa el seguimiento de Jesús y además por ahí puede ir la enseñanza, el mensaje que nos ofrece hoy la palabra de Dios. Queremos seguir a Jesús. Es cierto que a todos no nos exige lo mismo o nos llama a las mismas cosas. Podemos pensar en los diferentes carismas, en las diferentes funciones dentro del pueblo de Dios.
Hoy contemplamos a joven que seguía ya un camino bueno, de rectitud, de cumplimiento de los mandamientos, de actitudes y posturas religiosas, podríamos decir, en su vida. Ha ido haciendo el camino de la llanura y ha tratado de ser fiel. Se ha esforzado en cumplir los mandamientos. A la pregunta ‘Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?’ Jesús le dice que cumpla los mandamientos. ‘Todo eso lo he cumplido desde pequeño’, le responde a Jesús que se le queda ‘mirando con cariño’ que dice el evangelista.
Pero escuchando a Jesús se siente llamado a más. Es lo que Jesús le propone. No es ya sólo seguir el camino de la llanura, sino se trata de subir más alto. Como se propone en el lema de las olimpiadas a los atletas, más alto, más fuerte, más lejos. Ahora es seguir a Jesús con mayor radicalidad. Y para subir a la montaña habrá que desprenderse de cosas que nos pesan. ‘Una cosa te falta, anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres - así tendrás un tesoro en el cielo - y luego sígueme’.
Ese paso ya era más difícil. Pero para poder subir a la montaña del seguimiento radical de Jesús no podemos llevar pesos en los bolsillos. Porque como nos dirá en otro momento Jesús allí donde tenemos nuestro tesoro tenemos nuestro corazón. Tenemos que librarnos de ellos porque lo que queremos alcanzar merece la pena. Pero ‘a estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico’. Luego vendrán las consideraciones que nos ofrece Jesús.
‘¡Qué difícil les va a ser entrar en el Reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios’. Cuando llevamos muchas adherencias en torno a nuestra vida, como el camello que con sus jorobas y sus cargas no podría pasar por un lugar estrecho, no podemos alcanzar la alta meta que se nos propone en el Reino de Dios.
Son las riquezas o son los apegos de nuestro corazón; serán las cosas materiales que nos esclavizan, las comodidades que nos retardan en nuestra entrega, los afanes de placer que nos obnubilan y ciegan. Ya entendemos que en la palabra riqueza que nos expresa el evangelio no se refiere solo al dinero o esos bienes materiales que nos deslumbran, sino que ahí entran tantos apegos que tenemos en el corazón.
Por eso son virtudes importantes para el cristiano el desprendimiento, la generosidad, el saber hacerse pobres en ese desapego de las cosas materiales, la capacidad de sacrificio en la búsqueda de lo que verdaderamente es importante, la generosidad del compartir, la austeridad para no buscar las cosas que nos encandilan los ojos o el corazón. 
El que sabe vivir con estos valores vive con mayor libertad y más alegría interior, siente más paz en su corazón y aprende de verdad lo que es amar a los demás, no vive solo con metas ramplonas y efímeras sino que buscará la que dé una mayor plenitud a su vida. El que vive así no se queda de tejas abajo, sino que eleva su espíritu y sabe darle trascendencia a su vida. Es el hombre que vive el espíritu de las bienaventuranzas y el que sabe encontrar la felicidad total.
El evangelio de hoy, las palabras de Jesús son verdaderamente reconfortantes y alentadoras. Hacer ese camino aunque nos cueste nos conduce verdaderamente a una plenitud que solo en Jesús podemos alcanzar. Cuando Jesús les dice y explica todas estas cosas por allá estaban los discípulos pensando qué les tocaría a ellos que habían sido capaces de dejarlo todo para seguir a Jesús.
Es la pregunta o la cuestión que le plantea Pedro. ‘Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido’, como quien dice ‘y a nosotros ¿qué nos va a tocar?’ Una pregunta que puede parecer muy interesada, pero que es muy humana. ‘Os aseguro, les dice Jesús… que quien haya hecho todo esto por mi y por el evangelio, recibirá cien veces más y la vida eterna’. Habrá momentos difíciles, incluso puede haber hasta persecuciones, pero por la plenitud que encontraremos en Cristo merece la pena dejarlo todo para seguirle. Siempre decimos que Dios no se deja ganar en generosidad por nosotros.
Emprendamos el camino aunque sea costoso, hagamos la subida aunque signifique esfuerzo, vivamos esa libertad interior despojándonos de lo que nos ata, pongamos toda nuestra fe y nuestra esperanza en Cristo Jesús.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas