Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 11 de mayo de 2012


Una cascada de amor que brota del amor del Padre y por Jesús nos introduce en una dinámica de amor

Hechos, 10, 25-26.34-35.44-48; Sal. 97; 1Jn. 4, 7-10; Jn. 15, 9-17
Como se suele decir no se comienza a construir la casa por el tejado. Una expresión que empleamos cuando queremos hacer una cosa pero no lo ponemos los debidos fundamentos o cuando queremos llegar al final sin haber realizado antes todos los presupuestos previos que nos ayuden bien a sacar todas las consencuencias.
Cuando se trata de nuestra vida cristiana tenemos que ir bien fundamentados para poder alcanzar a vivir con profundidad esa nuestra identidad cristiana. Cuando decimos que lo fundamental que hemos de expresar en nuestra vida cristiana es el amor para poder llegar a vivir un amor auténticamente cristiano con todas sus consecuencias tenemos que aprender bien antes, haber experimentado bien en nuestra vida todo lo que es el verdadero amor que Dios nos tiene. Porque no es amar sin más y a cualquier medida, haciendo yo mis distinciones o poniendo mis límites a mi antojo. El amor cristiano tiene una medida que es el amor que Dios nos tiene.
Fijémonos bien en lo que nos dice hoy Jesús en el evangelio. Todos sacamos la consecuencia desde una primera lectura que el mandamiento que Jesús nos ha dejado es el de amar. Pero, ¿cómo ha de ser ese amor? ¿cuál es la medida de ese amor? Fijémonos en las palabras de Jesús: ‘Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado’. Fijémonos: ‘como yo os he amado’, nos dice.
Pero para llegar Jesús a decirnos esas palabras fijémonos en lo que nos dice antes. Claro que no es sólo cuestión de fijarnos en lo que nos dice, sino en lo que hace, en cómo nos ama. Pero ya que estamos comentando sus palabras que se nos han proclamado hoy en el evangelio, fijémonos en todo lo anterior. En una imagen con la que lo he querido expresar en otro momento, es como una cascada de amor que parte del amor del Padre a su Hijo y del amor que el Hijo de tiene al Padre, pero que luego se desparrama sobre nosotros introduciéndonos en la dinámica de su mismo amor.
‘Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor’, nos dice. Parte del amor del Padre a su Hijo, del amor infinito que dimana de las mismas entrañas de Dios envolviendo todo el misterio de la Trinidad. Si llegamos a ese misterio de unión y comunión entre las tres divinas personas es por el amor. Y Jesús quiere introducirnos a nosotros en esa dinámica de amor; como es el amor de Dios, como es el amor de Jesús, así tiene que ser también nuestro amor. ‘Permaneced en mi amor’, que nos dice. ‘Lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor’. Nos está diciendo cómo permanece en el amor del Padre.
Ahí está el fundamento, la razón de ser de todo lo que es nuestra vida cristiana, lo que ha de ser nuestro amor cristiano. Son los cimientos para no comenzar nuestra vida cristiana por el tejado, como decíamos al principio. En ese mismo sentido nos ha dicho san Juan en su carta que ‘el amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó primero y nos envió a su Hijo único… en esto se manifestó el amor que Dios nos tiene, en que Dios envió a su Hijo único al mundo, para que vivamos por medio de El’.
Es por eso por lo que nos dirá Jesús que la medida del amor no es la que nosotros pongamos, sino la que nos pone El. Amar como El nos ama, con ese amor divino. No es fácil. Nos exige mucho. Quizá prefiramos poner las medidas nosotros porque como nos cuesta tanto aceptarnos mutuamente, como tenemos los ojos tan velados que muchas veces no vemos sino sombras, y claro no ponemos a tope nuestro amor a la manera del amor de Dios. Pero es necesario que aprendamos a amar con un amor como el de Jesús. Es el camino de la verdadera vida, del auténtico y verdadero amor, es el camino que nos llevará a conocer a Dios.
Por eso nos dirá san Juan que ‘quien no ama permanece en la muerte’. Nos dirá que ‘conocemos que hemos pasado de la muerte a la vida en que amamos a los hermanos’. Y hoy nos dice que ‘el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios’. Muchas veces hemos dicho que queremos conocer a Dios. Mira por donde podemos llegar a conocerle. Es el camino del amor, es el camino de Jesús. Cuando contemplamos a Jesús y contemplamos su amor, lo hemos dicho muchas veces, estamos contemplando a Dios, estamos conociendo a Dios, porque como nos dice hoy ‘Dios es amor’.
¿Seremos capaces de vivir un amor así? Nos dice que ‘nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos’. Es lo que hizo Jesús por nosotros. Nos llama amigos; nos dice que nos revela todo esto para que su alegría esté en nosotros y nuestra alegría sea completa. Y es que cuando amamos y amamos de verdad al final seremos felices con una felicidad que nadie nos podrá quitar.
¿Cómo podremos alcanzar a vivir un amor así? No es sólo tarea nuestra. Es obra del Espíritu. Es el Espíritu de Sabiduría y el Espíritu del amor. El Espíritu que nos da la sabiduria de aprender a saborear el amor que Dios nos tiene y cuando le cogemos el gusto a ese amor ya no querremos amar sino con un amor así. Y es el Espíritu del amor que inunda nuestra vida, que llena y hace arder nuestro corazón, que nos hace ser así partícipes del amor de Dios para amar con ese mismo amor a los demás.
Y será el Espíritu de fortaleza que nos da su gracia, su fuerza para ser capaces de vivir en ese amor. Fue el Espíritu que guió a Jesús para pasar por el mundo haciendo el bien y el Espíritu que El nos regala, como el más hermoso regalo de Pascua para que aprendamos a amar y perdonar, a compatir con generosidad y a saber aceptarnos mutuamente.
Podríamos seguirnos haciendo más consideraciones que nos impulsen a romper todas esas barreras que ponemos tantas veces entre nosotros que nos impiden querernos de verdad. Pidamos que el Señor nos ilumine y nos de su fuerza.
Decir finalmente que estamos en este domingo celebrando la pascua del enfermo y que hemos de tener muy presente en nuestra celebración. Este año con el lema ‘el poder curativo de la fe’. Y es que desde la fe, contemplando y viviendo el amor de Jesús nuestro sufrimiento tiene un valor y un sentido y se convierte en fuente también de santificación.
En el mensaje de los obispos de la correspondiente comisión episcopal, por ejemplo, se nos dice: ‘'Vivir la enfermedad y la muerte no es fácil humanamente. Vivir la fe en ellas, tampoco. Por eso, hablar del poder saludable y terapéutico de la fe, desde la experiencia de la enfermedad con todo su realismo, es recordar que son muchas las personas que, en la enfermedad y en la cercanía de la muerte, encuentran en su relación confiada con Dios, en la oración, en los sacramentos y en la pertenencia a la comunidad cristiana, alivio, consuelo, paz, sosiego, nuevas fuerzas y nuevas razones para seguir adelante.
Cuando la fe se vive de verdad, sana, cura, salva y se convierte en fuente de salud. Pues la fe ayuda a afrontar la enfermedad con realismo, infunde aliento, coraje y paciencia en la lucha por la curación, o para asumirla con paz con todas sus consecuencias. Desde la fe se encuentra el ánimo para emprender la importante tarea de ir recomponiendo la vida y descubrir las nuevas posibilidades de ser útil, de iluminar y llenar de sentido la existencia.
Apoyados en la fe recuperamos la comunicación con los demás, la confianza en el Padre y una nueva capacidad de seguir amando a Dios y a los hermanos aun en medio del dolor. Esta experiencia de fe que comunica serenidad, paz y esperanza, que consuela en la angustia y fortalece en la inseguridad, ayuda a sobreponerse ante la situación irremediable y a asumirla con entereza, poniendo confiadamente la vida en las manos amorosas del Padre y a confiarle nuestro futuro’.
Que María, la mujer creyente y solidaria, que, por la vía de la adhesión inquebrantable a Dios, caminó hacia una privilegiada plenitud, nos acompañe en el camino de la fe y nos ayude a vivir y permanecer en el amor de Dios.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas