Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

sábado, 3 de marzo de 2012


Ascendamos al Tabor que tras la subida del calvario nos encontraremos el resplandor de la resurrección

Gén. 22, 1-2.9-13.15-18; Sal. 115; Rm. 8, 31-34; Mc. 9, 2-10
El camino de la Cuaresma lo podemos considerar como una ascensión, una subida. Caminamos en la Cuaresma hacia la Pascua, realizamos nuestras ascensión y subida como Jesús que subía a Jerusalén donde había de realizarse su Pascua salvadora. Realmente así podemos considerar el camino de nuestra vida cristiana. La ascensión, la subida siempre es costosa y exige esfuerzo pero no nos importa cuando sabemos que la meta merece la pena.
Subir a Jerusalén, subir a la montaña, subir hasta la cruz y el calvario tiene sus exigencias, significa un esfuerzo muchas veces costoso y doloroso, pero sabemos que la Pascua siempre culmina en resurrección y en vida, aunque haya antes que entregarla.
La primera lectura nos habla de una subida costosa y dolorosa. Subir a la montaña que le indicaba el Señor le fue costoso y doloroso a Abrahán, como hemos escuchado. ‘Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac… y ofrécemelo en sacrificio en uno de los montes que yo te indicaré’, le pide el Señor a Abrahán. Duro tenía que ser el camino; podemos imaginar fácilmente los sentimientos de su corazón; el sacrificio que iba ofreciendo ya desde el camino era grande. Pero Abrahán se puso en camino para el sacrificio como le había indicado el Señor y como ya había hecho un día cuando salió de su patria y de su tierra a la tierra que el Señor le iba a indicar.
La subida al Tabor también tenía sus exigencias y suponía un esfuerzo. Bien sabemos que cuando queremos subir a lo alto de una montaña tenemos que desprendernos de muchas rémoras y pesos muertos que dificultarían la ascensión. En el entorno de este acontecimiento maravilloso Jesús había hablado de pasión y de muerte, había anunciado la cruz y tambien les había hablado de resurrección, aunque a ellos les costaba entender. De muchas cosas, ideas preconcebidas hay que desprenderse para captar en toda su hondura los anuncios o el mensaje de Jesús.
Ahora Jesús habia invitado a sus tres discípulos predilectos, Pedro, Santiago y Juan, a subir con El a lo alto de la montaña para orar ‘y se transfiguró delante de ellos’. Todo tenía su significado y sentido. Allí sucederían cosas maravillosas y se nos iba a revelar la gloria del Señor. Una gran noticia, una Buena Noticia tenía Dios para nosotros en lo alto de la montaña. Es una teofanía lo que contemplamos. Es una revelación del misterio de Dios. Así se manifiesta tantas veces el amor del Señor.
En lo alto de la montaña ahora todo brillaba con resplandores de cielo. Serán los vestidos de un blanco deslumbrador que nos describe el evangelista; serán las apariciones de ‘Elías y Moisés, conversando con Jesús’, signos de la ley y los profetas ; será la nube que los envuelve o la voz del cielo que señala a Jesús como el Hijo amado del Padre: ‘Este es mi Hijo amado, escuchadlo’. Será luego el silencio y la soledad de lo que sigue sin terminar de comprender por parte de los discíopulos lo que Jesús les sigue anunciando, pues de aquello no podrán hablar hasta después que resucite de entre los muertos, que ellos siguen sin comprender.
Pero allí se ha manifestado la gloria del Señor. Y todo lo que ha sucedido viene a alentar la fe de los apóstoles porque ‘después de anunciar su muerte a los discípulos les mostró en ell monte santo el resplandor de su gloria, para testimoniar de acuerdo con la ley y los profetas que la pasión es el camino de la resurrección’.
En nuestra subida a Jerusalén, nuestra subida a la Pascua que es este camino de Cuaresma que vamos haciendo necesitamos también contemplar el resplandor de la gloria del Señor que nos prefigure y nos anuncie el resplandor de la resurrección. Necesitamos avivar nuestra esperanza. Necesitamos vislumbrar la meta a la que deseamos llegar para sentirnos así alentados en ese camino de superación, de purificación, de crecimiento interior que tiene que ser nuestra cuaresma.
Un camino que, como el de Abrahán, nosotros necesitamos hacer también con una profunda purificación interior. Abrahán supo ofrecer el sacrificio más doloroso desde lo hondo de su corazón de estar dispuesto a sacrificar a su hijo único, como se lo pedía el Señor; y nosotros también hemos de hacer un sacrificio de nuestro yo más hondo; hemos de hacer también una purificación grande de nuestra vida; hemos de aprender a desprendernos también de muchas cosas que nos impiden ascender en ese camino de gracia y de santidad.
La ascensión en nuestra vida es costosa; el deseo de superación y crecimiento que hemos de tener allá en lo más hondo de nosotros mismos muchas veces se puede ver como apagado porque muchas son las tentaciones que nos acechan o que nos atraen; cargar con la cruz de la negación de nosotros mismos no siempre es fácil porque aparece nuestro otgullo o nuestro amor propio que nos cautiva y nos engaña con falsos señuelos de grandezas y reconocimientos humanos; el desprendimiento que daría generosidad al corazón sin embargo produce desgarros en el alma porque son muchos los apegos que tenemos en el corazón.
Cuando brilla ante nuestros ojos el resplandor de la transfiguración su luz nos hará mirar con mirada distinta todas las cosas y también nuestra propia vida. Al resplandor de esa luz descubriremos quizá muchas oscuridades, muchas zonas de sombra y negrura en nuestra vida que necesitaremos analizar, revisar, purificar, iluminar con la nueva luz de la gracia del Señor. Es momento de reflexión, de revisión, de mucha oración para dejar que la Palabra ilumine totalmente nuestra vida y todo pueda comenzar a hacerse nuevo; pueda brotar el hombre nuevo de la gracia y la santidad de Dios.
Tenemos que mirar a cara descubierta la luz que brota del Tabor de la Transfiguración para que tengamos el coraje y la valentía de ponernos a seguir a Jesús con toda radicalidad. La luz de Cristo nunca nos producirá encandilamientos sino que nos atraerá suavemente y con firmeza a seguir con seguridad los caminos del evangelio. Tenemos que dejarnos cautivar por esa luz que es la luz de la vida y de la resurrección. Tenemos que dejarnos iluminar por esa luz para que luego también nosotros podamos iluminar a los demás.
Es Jesús, es el Hijo amado del Padre a quien tenemos que escuchar, y a quien queremos seguir. Estando con Jesús no tememos ya la subida del calvario y de la cruz porque subiendo al Tabor con Jesús hemos aprendido a seguir con más libertad interior los caminos del evangelio y sabemos a ciencia cierta que detrás está siempre la vida y la resurrección. Es en lo que de alguna manera nos vamos entrenando en este camino de la Cuaresma con nuestras penitencias y nuestras austeridades, con nuestra escucha atenta de la Palabra y con la oración que queremos intensificar.  
Sigamos haciendo con todo fervor este camino cuaresmal; que se intensifique nuestra oración y nuestra escucha de la Palabra, porque seguro que el Señor querrá seguir manifestándonos muchas cosas, muchos resplandores de luz. Dejémonos conducir por la fuerza de su Espíritu para que nazca ese hombre nuevo en nosotros con la resurrección del Señor.

No hay comentarios:

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas