Que alegria amigo que entres a esta Casa .Deja tu huella aqui. Escribenos.

Se alegra el alma al saber que tu estas aqui, en nuestra casa de paz

Amigo de mi alma tengo un gran deseo en mi corazon Amar a Dios por todos aquellos que no lo hacen hoy. ¿Me ayudas con tus aportes de amor cada vez que entres aqui? dejanos tu palabra de bien, tu gesto amoroso hacia Dios y los hermanos.

Seamos santos. Dios nos quiere santos

Adri

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir mas ante el pecado.

Seremos c ompletamente libres ,si nos determinamos a no consentir  mas ante  el pecado.
Determinemonos en el deseo de llegar a ser santos.

Amigos que entran a esta Casa de Paz. Gracias por estar aqui. Clikea en seguir y unete a nosotros

viernes, 22 de octubre de 2010

Se hace necesaria la purificacion de alma aqui en la tierra


La purificacion del alma se acompaña siempre de dolor, compuncion en el corazon, arrepentimiento por los pecados cometidos , y como tal cada purga de dolor es un renacer

Cada eslabon doloroso puesto en las manos del Señor es un escalon mas para adentrarnos al yo profundo
Es un paso necesario el desierto , el alma debe clamar , suplicar, llorar, postrarse, ayunar, vigilar la oracion , ofrecerse a Dios como ofrenda de amor para discernir con claridad la mision encomendada
No se puede hacer la Pascua sin pasar por el Viernes Santo ni el Getsemani
No podemos llegar a la Mision-resurreccion-tranfiguracion de nuestra alma sin el desierto
No le temas hermano al dolor, al sufrimiento, a la noche oscura todas las almas que han pasado por esa noche dolorosa han salido mas resplandecientes , mas edificadas pero si hay que pasarla
Se sufre y se sufre por AMOR AL AMOR
Cristo sufrio mas ,por vos, por mi ,por todos
Seguir a CRISTO ES DEJARLO TODO, Y ADENTRARNOS EN SER CADA DIA MAS Y MAS PARECIDOS A EL EN TODO, SI CRISTO PASO POR LAS PERSECUSIONES, LAS CALUMNIAS, LAS INJURIAS, LOS CLAVOS , EL ABANDONO TOTAL, LA TENTACION si en verdad lo seguimos a EL
PASAREMOS POR AQUELLO
Encontrar el tesoro de la PAZ EN EL CORAZON no se da de un dia a otro sin purificacion, sin desierto previo, sin oracion, sin Eucaristia y reconciliacion
La Paz es el fruto de un camino en CRISTO DE DEJARLO TODO PARA ENCONTRARLO A EL
Adelante hermano no te desanimes . Todo proceso de purificacion-purgatorio aqui en la tierra es renacimiento
DIOS ESTA CON NOSOTROS
santidad y amor

Adriana

6 comentarios:

María dijo...

Gracias Adriana por esto que has escrito, ayuda mucho, da ESPERANZA.

Dios te bendiga por tu entrega amorosa.

María.

María dijo...

La oración
"A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla. En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar. Tiene que rezar el alma pura y bella, porque de lo contrario perdería su belleza; tiene que implorar el alma que tiende a la pureza, porque de lo contrario no la alcanzaría; tiene que suplicar el alma recién convertida, porque de lo contrario caería nuevamente; tiene que orar el alma pecadora, sumergida en los pecados, para poder levantarse. Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración." (Santa Faustina Kowalska. Diario #146)

"No os despojéis nunca del amparo de la oración. Contra ella se despuntan las armas de Satanás, las malicias del mundo, los apetitos de la carne, las soberbias de la mente. No bajéis jamás esta arma, por la cual los Cielos se abren, lloviendo así gracias y bendiciones."
María Valtorta

Adriana dijo...

Gracias MARIA los pensamientos de estas almas santas nos reconfortan y dan luz a nuestro espiritu

santidad y amor
adri

María dijo...

La aridez del alma nos hace fuertes en la Perseverancia porque nos obliga a ejercitar esta virtud si queremos continuar con nuestra vida de oración. La Perseverancia coloca nuestro amor, nuestra virtud y nuestras buenas obras en un nivel "de voluntad" distinto al nivel emocional en el que usualmente vivimos.

Madre Angélica

María dijo...

La aridez es una gran ayuda hacia el fortalecimiento de nuestra voluntad, determinación y esfuerzo hacia la santidad de vida. Es el instrumento purificante de la Mano de Dios que parece fría, oscura y dolorosa pero que en realidad es cálida, brillante y sana nuestros espíritus imperfectos.

Madre Angélica

María dijo...

¡Fe! Vivir de la fe.

Fuente: Catholic.net
Autor: Pedro García Misionero Claretiano

El Papa Benedicto XVI estableció el Año del Apóstol San Pablo, comprendido entre las fechas 28 de Junio del 2008 al 29 de Junio del año 2009, para conmemorar el Bimilenario del nacimiento de Pablo, el hombre más providencial que Dios regaló a la Iglesia naciente.

En las meditaciones de los lunes y miércoles realizaremos un modesto programa que pretende dar a conocer la vida del Apóstol y exponer en forma sencilla la doctrina cristiana de sus cartas inmortales, las catorce clásicas, incluida la de los Hebreos, la cual contiene claramente de principio a fin el pensamiento paulino, y encontrar por nosotros mismos las enseñanzas que Pablo nos transmite a todos. Pedro García Misionero Claretiano.

__________________________




Hubo un Santo en nuestro tiempo, clavado horas y más horas del día en el confesonario, que repetía convencido y machacón a todos sus penitentes: -¡Fe, fe!

¡Mucha fe!...

¿Se equivocaba San Leopoldo Mandiç, el sacerdote capuchino que pasó su vida oyendo confesiones?... San Pablo, desde el Cielo, le debía aplaudir cada vez que lo aconsejaba. Porque Pablo afirma categóricamente: “El justo vivirá de la fe” (Ro 1,17)

Pase lo que pase, “quien tiene fe está plenamente convencido de lo que espera”, sin dudar jamás, porque Dios lo ha dicho y con esto es bastante, aunque no se vea nada (Hb 11,1)

Fe en el Dios que nos ama.
Fe en Dios que nos perdona.
Fe en el Dios que nos salva.

Quien tiene fe, alimenta una confianza inquebrantable en que Dios no le va fallar en ninguna de sus promesas: “Porque es fiel el que los ha llamado y es él quien lo hará” (1Ts 5,24), asegura Pablo, porque sabe que Dios cumplirá su palabra.

Quien tiene fe, “la cual actúa por la caridad” (Gal 5,6), no se amodorra en la inacción ni le deja a Dios que lo haga todo Él, sino que se pone en la mano de Dios para realizar siem-pre obras que agradan a Dios y con las cuales alcanza la perfección cristiana.

Quien tiene fe, está plenamente convencido de que “Cristo habita por esa fe en nuestros corazones, arraigados y cimentados en el amor” (Ef 3, 17), y entonces deja traslucir a Cristo en todo lo que hace.

Todo esto dice que la fe profesada por el cristiano es una convicción profunda en la palabra de Dios, y no un simple sentimiento que le hace dejar a Dios de una manera vaga el problema de la salvación.

La fe enseñada y exigida por Pablo es el motor que lleva al cristiano a cumplir siempre la ley del Evangelio, “abundando en toda obra buena” (2Co 9,8), de manera que su fe no es algo muerto, sino vida de su misma vida.

Para San Pablo, todo el misterio de la fe recae sobre la Persona de Jesucristo, el cual encierra toda nuestra esperanza, la gloria que nos aguarda en herencia, la grandeza inconmensurable de su gloria.
¿Y cómo se va a conocer todo esto, que supera todo el poder del entendimiento humano?

San Pablo lo dice muy bellamente a los de Éfeso: “Porque Dios ilumina los ojos de sus corazones” (Ef 1,18)

La Biblia de Jerusalén lo comenta con mucho acierto:

- Dios conoce el corazón, y el cristiano ama a Dios con todo el corazón;
- Dios ha depositado en el corazón del cristiano el don del Espíritu Santo;
- Cristo por la fe habita en nuestro corazón;
- los limpios de corazón, los sencillos, los humildes, conforme a la palabra de Jesús, verán a Dios, porque están abiertos sin limitaciones a la presencia y a la acción de Dios.

La fe tiene y tendrá siempre misterios, pero esos ojos del corazón de que habla Pablo, sencillos y puros, escrutan mucho en las profundidades de Dios. Alma limpia y corazón que ama tiene unos ojos mucho más avizores que el cerebro…

San Pablo pide un esfuerzo para llegar a la firmeza de la fe, “hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios” (Ef 4,13)

Porque esos ojos del corazón, por muy claro que vean, siempre tienen por delante la os-curidad. “A Dios no lo ha visto nadie nunca”, dice Juan apenas abre su Evangelio (Jn 1,18) Por eso la fe se basa en la palabra de Dios, que ni se engaña ni puede mentir.

Podrán venir dudas de fe, como las han experimentado los mayores Santos. Resulta trágico leer las vidas de Vicente de Paúl, Teresa del Niño Jesús, o la Madre Teresa de Calcuta… Metidas sus almas en una noche oscurísima, les venía a la mente:

- ¡No existe nada! ¡Todo es mentira!

¡Después de la muerte sólo está el vacío! ¡Es inútil todo lo que hago!... A estas expresiones podemos reducir lo que se decían esos gigantes de la santidad. El mismo Pablo confiesa de sí mismo: “Me vi abrumado sobre todas mis fuerzas de tal manera que me daba hastío hasta el vivir” (2Co 1,8)

Sin embargo, estos Santos nunca fallaron en la fe. ¿Por qué?... Porque una cosa tenían clara, clarísima: -¡Dios lo ha dicho! ¡Dios lo quiere!...

Y con su palabra tenían bastante. Todos ellos se decían lo de Pablo: “Sé bien en quién tengo puesta mi fe, y estoy seguro de que me conservará fiel hasta el fin” (2Tm 1,12)

La fe no trata de “comprender” lo que Dios ha dicho, porque el entendimiento humano nunca llegará a ello; sino que trata de “aceptar” lo que Dios dice, aunque pareciera un absurdo.

Pablo se gloriaba de la fe activa de sus discípulos, como los de Tesalónica, una Iglesia tan querida suya: “Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre el obrar de su fe”.

Unas obras de fe que no debían ser tan fáciles, cuando les añadía: “Conozco el trabajo difícil de su caridad y la tenacidad de su esperanza en Jesucristo nuestro Señor” (1Ts 1,3)

Aquí se ve cómo el creer es de valientes y generosos. El entendimiento acepta sin titubeos ni dudas la fe que Dios le propone. Y entonces la voluntad, movida siempre por el amor, convierte la fe en abundante cosecha de obras agradables a Dios.

Todos los testimonios de San Pablo hacen ver clara una cosa, fundamental en el cristianismo, a saber: - La fe no es una confianza vaga en un Cristo que nos va a salvar sin hacer nosotros nada.

Muy al contrario, la fe es una fuerza incoercible, imposible de resistir, que lleva al amor, el cual impulsa al cristiano a actuar siempre, a abundar en obras de santidad. Si se cree en Cristo, se quiere hacer algo por Él. Si se ama a Cristo, el amor de Cristo no deja estar quietos.
Fe dormida es una fe muerta.

La luminosa carta a los Hebreos dirá que “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hb 11,1) Y al revés, la fe es una satisfacción inmensa que se le tributa al Dios a quien no se ve. ¡Hay que ver la gloria que se le da a Dios cuando se le puede decir: ¡No veo, pero creo!

¡Hay que ver el mérito que encierra el profesar: ¡No veo, pero creo sin titubeos!
Y así las cosas, nos convencemos de la razón que tenía aquel Santo cuando repetía a to-dos hasta cansarlos: “¡Fe! ¡Fe! ¡Mucha fe!”...

Aqui puedes leer mas mensajes del Movimiento.

Administracion general y adjuntos

Pidamos la humildad

Oh Jesús! Manso y Humilde de Corazón,
escúchame:

del deseo de ser reconocido, líbrame Señor
del deseo de ser estimado, líbrame Señor
del deseo de ser amado, líbrame Señor
del deseo de ser ensalzado, ....
del deseo de ser alabado, ...
del deseo de ser preferido, .....
del deseo de ser consultado,
del deseo de ser aprobado,
del deseo de quedar bien,
del deseo de recibir honores,

del temor de ser criticado, líbrame Señor
del temor de ser juzgado, líbrame Señor
del temor de ser atacado, líbrame Señor
del temor de ser humillado, ...
del temor de ser despreciado, ...
del temor de ser señalado,
del temor de perder la fama,
del temor de ser reprendido,
del temor de ser calumniado,
del temor de ser olvidado,
del temor de ser ridiculizado,
del temor de la injusticia,
del temor de ser sospechado,

Jesús, concédeme la gracia de desear:
-que los demás sean más amados que yo,
-que los demás sean más estimados que yo,
-que en la opinión del mundo,
otros sean engrandecidos y yo humillado,
-que los demás sean preferidos
y yo abandonado,
-que los demás sean alabados
y yo menospreciado,
-que los demás sean elegidos
en vez de mí en todo,
-que los demás sean más santos que yo,
siendo que yo me santifique debidamente.

McNulty, Obispo de Paterson, N.J.
Se ha producido un error en este gadget.

Tumba del Santo Padre Pio.

Tumba del Santo Padre Pio.
Alli rece por todos uds. Giovani Rotondo julio 2011

Rueguen por nosotros

Padre Celestial me abandono en tus manos. Soy feliz.


Cristo ten piedad de nosotros.

Mientras tengamos vida en la tierra estaremos a tiempo de reparar todos los errores y pecados que cometimos. No dejemos para mañana . Hoy podemos acercarnos a un sacerdote y reconciliarnos con Dios,

Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia dijo Jesus

Jesucristo Te adoramos por todos aquellos que no lo hacen . Amen

Etiquetas